Guatemala: Otto Pérez, el presidente que renunció y se quedó sólo

Crisis profunda en ese país: “Los guatemaltecos ya no queremos más discursos, queremos que los funcionarios que hemos elegido nos den resultados”.

Otto Pérez, un general retirado que alcanzó la presidencia en los comicios generales de 2011 con la promesa de "mano dura" y transparencia, renunció al cargo bajo graves acusaciones de corrupción y en absoluta soledad.

"Los guatemaltecos ya no queremos más discursos, queremos que los funcionarios que hemos elegido nos den resultados y ese va a ser nuestro compromiso, trabajar muy fuerte para darles resultados" que hagan a los guatemaltecos confiar en su gobierno, prometió Pérez en su discurso de toma de posesión el 14 de enero de 2012.

Sin embargo, el rechazo a su gestión quedó demostrado el pasado, 27 de agosto cuando unas 100.000 personas llenaron durante más de 10 horas la Plaza de la Constitución, frente al Palacio Nacional, agitando banderas nacionales de color azul celeste y blanco para exigir su renuncia.

Pérez tampoco tuvo el respaldo que hubiera imaginado en el Congreso Nacional el pasado martes, cuando 132 diputados por unanimidad votaron a favor de retirarle la inmunidad. Entre los votos también se contaron los del oficialista Partido Patriota (PP).

Tampoco encontró apoyo en su último bastión, la Corte de Constitucionalidad (CC), donde también por unanimidad fueron rechazados dos amparos que había interpuesto contra el trámite de retirada de su inmunidad.

Hasta hace poco, todo parecía normal en su gestión, salpicada de denuncias de corrupción por parte de la prensa, pero sin procesos judiciales. Los guatemaltecos habían permanecido resignados a ver como normal esas denuncias y resistir en condiciones de indignación e impotencia.

No obstante, el 16 de abril la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) desarticularon una estructura criminal dedicada a la defraudación tributaria. El secretario privado de la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti, Juan Carlos Monzón, que está prófugo, aparecía como el principal cabecilla de la red.

Las revelaciones detonaron la reacción ciudadanía, que salió espontáneamente a las calles a manifestar su rechazo contra la clase política y gobernante. El 25 de abril se produjo la primera de muchas concentraciones sabatinas en la Plaza de la Constitución, que llevaron a Baldetti a renunciar el 8 de mayo.

El 21 de agosto, la Fiscalía y la CICIG presentaron un nuevo informe que acusaba por encima de Monzón a Baldetti y al entonces presidente Otto Pérez.

El ya ex mandatario, formado en tácticas de contrainteligencia durante la guerra civil (1960-1996) y especializado en inteligencia militar, descartó renunciar y se declaró dispuesto a "dar la cara".

Pérez llegó al poder en un segundo intento al frente del PP, de derecha, que fundó en 2001 junto con Baldetti. Ambos se conocieron trabajando para ex presidente Jorge Serrano (1991-1993), quien huyó del país en junio de 1993 después de gestar un autogolpe de Estado y que actualmente vive exiliado en Panamá como magnate inmobiliario.

Pérez ascendió con un alto nivel de confianza y como el primer militar en gobernar el país desde el restablecimiento democrático de 1985. Su condición de militar le favorecía ante un electorado cansado de políticos acostumbrados a mentir y robar.

Durante su gestión, se caracterizó por su interés en mantenerse fuera de su despacho, asistiendo día con día a actividades públicas, especialmente en el campo, donde entraba en contacto con la población. Esta tendencia fue interpretada por analistas como una "campaña política permanente".

Sobre el ex mandatario pesaban denuncias de violaciones de los derechos humanos cuando fue oficial del Ejército desplazado a zonas de alta conflictividad por la insurgencia. Las denuncias fueron archivadas por los órganos de justicia, pero fueron recordadas en 2013 durante el juicio por genocidio contra el ex dictador Efraín Ríos Montt. Pérez sostenía que en Guatemala "no hubo genocidio".

El militar cumplió por primera vez labores en la estructura de gobierno en 1993 como jefe del Estado Mayor Presidencial, un temido organismo de inteligencia militar disuelto tras la firma de la paz en 1996.

Se retiró del ejército en 2000 y sufrió un atentado el 21 de febrero de 2001, cuando desconocidos dispararon contra el vehículo en que viajaba con su esposa y su hija, tres días antes de fundar el PP.

En 2003 fue elegido diputado y en 2007 fue candidato a la presidencia. Pasó a la segunda vuelta de la contienda, pero fue derrotado por el centro izquierdista Alvaro Colom (2008-2012).

Nacido en Ciudad de Guatemala el 1 de diciembre de 1950, Otto Pérez Molina está casado desde 1971 con Rosa Leal, con quien tuvo dos hijos, Lissete y Otto, quien ganó la alcaldía de Mixco, un importante municipio cercano a la capital, también postulado por el PP.

Fuente: Patricia Castillo, Dpa.

Opiniones (1)
21 de agosto de 2018 | 17:11
2
ERROR
21 de agosto de 2018 | 17:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Un aplauso para los guatemaltecos!!!!!!!!!!!!!! Un pueblo que sabe que los gobiernos son sostenidos por su población y que cuando la gente se involucra puede sacar a estas lakras. #TELEFONOPARABOUDOU #TELEFONOPARACRISTINA #TELEFONOPARAANIBAL #TELEFONOPARAALPEROVICH #TELEFONOPARATODOSLOSKORRUPTOS
    1