Cómo China hundió a la economía mundial

El lunes negro del 24 de agosto quedó en la historia por el desplome financiero mundial tras la caída de las bolsas chinas. Mirá cómo los problemas económicos del gigante asiático afectaron la estabilidad de todos los países del mundo.

Las bolsas chinas experimentaron su mayor descenso desde 2007 debido a la desaceleración del crecimiento de la economía del país, mientras que el 'efecto contagio' se extendió por todo el mundo. ¿Cómo llegaron las economías mundiales a tal dependencia del mercado chino?

Primera explicación

El pasado 11 de agosto el Banco Popular Chino redujo su tasa de referencia diaria un 1,9%, lo que provocó la mayor caída del yuan en un día desde 1994.

La devaluación de la moneda china sacudió los mercados internacionales. Los inversores se dieron cuenta de que los rumores sobre la desaceleración de la economía del gigante asiático podrían ser reales.

China es el principal comprador de materias primas del mundo. Si su economía no crece o se "ameseta", el país necesitaría mucho menos metal, petróleo y otros materiales. De ahí que los inversores empezaran a vender inmediatamente los contratos de futuros sobre materias primas.

El precio del crudo WTI cayó por debajo de los 40 dólares por barril mientras que el crudo Brent bajó hasta los 44 dólares por primera vez desde la crisis de 2008-2009. El petróleo nunca había costado tan poco en el siglo XXI.


La caída del costo del crudo y su venta provocó una reacción inmediata en las bolsas de los países exportadores de la materia prima, sobre todo en Oriente Próximo y Rusia.

Las monedas de los países en desarrollo, incluidos Argentina y otros de América Latina, se desplomaron y alcanzaron sus niveles mínimos en relación al dólar -ayer el dólar blue en Argentina alcanzó su máximo histórico-. A su vez, las tasas de cambio del rublo alcanzaron su cota máxima desde principios de febrero.

Explicación 2

El pasado 11 de agosto el Banco Popular Chino redujo su tasa de referencia diaria un 1,9%, lo que provocó la mayor caída del yuan en un día desde 1994.

Los inversores se dieron cuenta de que los rumores sobre la desaceleración de la economía del gigante asiático podrían ser ciertos.

China es el principal motor de la economía mundial. Si Pekín experimenta problemas, también los experimentarán quienes mantengan relaciones comerciales con el gigante asiático. Las malas noticias de China provocaron que los inversores retirasen el dinero de los activos variables (acciones) para ponerlos en apuestas más seguras (bonos y oro). Las bolsas europeas perdieron un 5% en un día mientras que el Dow Jones (EE.UU.) cerró la jornada del lunes negro con una bajada del 3,6%. En total, desde que el Gobierno chino devaluó el yuan se han perdido más de cinco billones de dólares en el valor de las bolsas mundiales.


El desplome de los mercados financieros significa la inestabilidad en la economía mundial. En tales circunstancias, es poco probable que la Reserva Federal de EE.UU. decida subir la tasa de interés (es decir, aumentar el costo de dinero), algo que podría tener lugar en septiembre. Sin embargo, los inversores se estaban preparando para esta situación y compraban dólares (si la tasa subiera, habría menos dólares en la economía mundial y su valor se incrementaría).

Los inversores empiezan inmediatamente a vender dólares. De este modo, el euro subió un 1,5% en relación al dólar en un día (para las divisas más fuertes del mundo es un índice considerable) aunque la moneda europea llevaba en caída todo el año.

En los países en desarrollo, las monedas se devalúan pero la diferencia entre las tasas de cambio del dólar y del euro aumenta.

Fuente: RT.

Opiniones (1)
25 de mayo de 2018 | 00:47
2
ERROR
25 de mayo de 2018 | 00:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La responsabilidad de estructurar un mundo tan chino-dependiente es no sólo china, sino - y tal vez mayor aun - del resto del planeta en general, de cada sub-bloque en particular y de cada nación en especial. El lamentarse por las consecuencias es también un modo de soslayar las imprevisiones.
    1