China ya no da alegrías, sino sustos a Latinoamérica

Un informe de Infolatam analiza la incidencia de China en Latinoamérica. Oportuno para este momento de crisis que arrastra a todo el mundo.

China ha pasado de ser uno de los principales factores que explicaban el viento de cola económico para América latina durante la década de oro (2003-2013) a convertirse en uno de los factores desencadenantes del actual viento de frente que ahora ralentiza el avance de la región.

Hasta 2013-14 las alegrías para Latinoamérica procedían de China y de su insaciable hambre de materias primas. Esto se unía a un progresivo desembarco en la región de grandes inversiones, sobre todo en infraestructuras.

La relación comercial se multiplicó por más de 20 en una década: alcanzó en 2013 los 261.000 millones de dólares frente a los 12.000 de 2002. Y además, China se transformaba en el segundo socio comercial de la región por detrás de Estados Unidos.

Ahora, China es, sin embargo, un motivo de inquietud para los países latinoamericanos.

China, el principal socio comercial

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señalaba este mismo año que como resultado de las relaciones comerciales entre la región y China durante los últimos 15 años, el país asiático se había convertido en el segundo origen principal de sus importaciones y el tercer principal destino de sus exportaciones.

En estos tres últimos lustros, China se ha tranformado en el principal socio comercial de países como Brasil (hierro y soja), Chile (cobre), Uruguay (soja, carne bovina y lana), Perú (cobre, hierro y plomo) o Ecuador (petróleo).

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 22:35
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 22:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"