Noche de terror en San Pablo: 20 muertos

En apenas dos horas y media 20 personas fueron ejecutadas. Investigan si los homicidios están relacionados. Y si están vinculados con la muerte de un policía, días atrás.

 San Pablo tuvo anteayer una noche de terror con 20 muertos y siete heridos. Ese fue el saldo de en una serie de ataque callejeros realizados por personas encapuchadas, probablemente policías y parapoliciales, en la periferia de la ciudad.

Las autoridades dijeron ayer que estos hechos parecen estar relacionados entre sí y que la autoría apunta por ahora a miembros de las fuerzas policiales.

El jefe de la Secretaría de Seguridad del distrito, Alexandre de Moraes, agregó en una rueda de prensa que las cifras de víctimas son provisionales ya que la investigación de los acontecimientos ocurridos en los municipios de Osasco, Barueri e Itapevi aún está en marcha.

Lo que puedo decir con certeza es que se trata de la mayor matanza de este año", precisó.

Estas muertes evocan otros asesinatos, siempre con menor número de víctimas, ocurridos en lo que va del año en otros puntos de la región metropolitana de la mayor ciudad brasileña y que, al parecer, fueron cometidos por los llamados grupos de "exterminio" (paramilitares), en los que se sospecha que hay participación de agentes policiales.

En mayo de 2006, el estado de San Pablo sufrió una ola de atentados contra ómnibus, policías y comisarías, que dejaron casi 300 muertos y fueron atribuidos al Primer Comando de la Capital (PCC), uno de los principales grupos del crimen organizado del país y que opera desde el interior de los presidios paulistas.

El último miércoles, un guarda municipal fue asesinado en Barueri y la semana pasada, un policía militarizado resultó tiroteado cuando se encontraba fuera de servicio, al intentar impedir un robo en una estación de servicio de Osasco.

Y fue anteanoche cuando en apenas un par de horas hubo al menos diez tiroteos en las ciudades satélite de San Pablo.

En Osasco se registró el mayor número de muertes, 15 en total, mientras que en Barueri se produjeron 3 y en Itapev, una. Los ataques ocurrieron en un radio pequeño en una zona en la que confluyen los tres municipios.

Además, un total de siete personas resultaron heridas.

Debido a la proximidad de los incidentes, tanto física como temporal, las autoridades trabajan entonces sobre la hipótesis de que todos los crímenes están relacionados entre sí.

Además, el hecho de que la policía que investiga el caso haya encontrado casquillos de armas habitualmente utilizadas por las fuerzas del orden en varios de los lugares donde se produjeron los incidentes apunta a la posibilidad de que se trate de un ajuste de cuentas por parte de algunos miembros del cuerpo.

"De las seis primeras víctimas identificadas, cinco tenían antecedentes criminales. Estamos analizando si existe una relación entre este hecho y lo sucedido", dijo el secretario de Seguridad.

De Moraes expresó su temor de que estos ataques puedan estar relacionados con los homicidios de los dos miembros de las fuerzas del orden en la zona, ya que, entonces, esto podría ser el inicio de una nueva ola de represalias y violencia.

Sin embargo, De Moraes dijo que ésa era sólo una de las varias líneas de investigación en curso.

"No descartamos ninguna hipótesis (...), incluso las posibles relaciones con dos robos, uno que ocurrió el viernes de la semana pasada donde un policía militar fue asesinado y otro donde murió un guardia civil metropolitano."

Según registraron diversas cámaras situadas en varios de los puntos donde se produjeron algunos de los crímenes, los disparos fueron realizados por hombres encapuchados que se desplazaban en auto por las calles de los tres municipios.

El primer ataque sucedió cuando un grupo de personas que se encontraba en un bar de Osasco resultó tiroteado a sangre fría.

Agencias AFP y AP

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 00:09
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 00:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"