Por la debilidad del euro, crece la economía alemana

Por segundo trimestre, la levedad de la moneda y el bajo precio del petróleo empujaron un alza del comercio exterior y el consumo interno de la primera economía de Europa.

La economía alemana creció en el segundo trimestre del año gracias a la debilidad del euro y a los bajos precios del petróleo que empujaron al alza el comercio exterior y el consumo interno del país, de acuerdo con cifras publicadas hoy.

El producto interno bruto (PIB) de Alemania se incrementó un 0,4 por ciento en comparación con los tres meses precedentes, informó la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

El impulso positivo vino, sobre todo, del comercio exterior. El gigante exportador se beneficia desde hace meses de la debilidad del euro, que hace que los productos "Made in Germany" sean más baratos fuera de la eurozona. Alemania exportó en el primer semestre del año al nivel de 2011.

"Ni Grecia ni China son capaces de detener a la economía alemana", indicó el economista jefe de ING Bank, Carsten Brzeski.

Asimismo, los bajos precios de la energía benefician a muchas empresas y fortalecen al mismo tiempo el consumo de los alemanes ya que pueden llenar el depósito y calentar la casa con menos dinero, lo que hace que les quede dinero para otras cosas.

El gasto privado y el público continúa desarrollándose de manera positiva, indicaron los expertos. El consumo se convirtió así en uno de los impulsores de la coyuntura económica alemana.

A pesar de que vuelve a recuperar dinamismo respecto al inicio del año, el crecimiento alemán se vio ligeramente lastrado por las débiles inversiones, en especial, en el sector de la construcción, en el que se invirtió menos que en los tres primeros meses de 2015.

También el desarrollo en China tiene efecto en el país europeo. La segunda mayor economía del mundo crece tan lentamente como no lo hacía desde 1990. China es el socio más importante de Alemania en Asia.

No obstante, la mayor economía de Europa volvió a recuperar velocidad después de haberse ralentizado ligeramente en el primer trimestre con una subida de un 0,3 por ciento, después de haber crecido un 0,7 por ciento a finales de 2014.

Esta ralentización se debió al comercio exterior. El superávit comercial se frenó los tres primeros meses del año ya que a pesar de que las exportaciones aumentaron, lo hicieron en mayor medida las importaciones.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 19:08
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 19:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"