Un “vuelo histórico”: John Kerry pone rumbo a Cuba

Mañana, se producirá la reapertura de la nueva embajada de Estados Unidos en la isla caribeña. Habrá una profusa comitiva norteamericana en el acto.

Cuando el vuelo charter WQ801 despegó del aeropuerto internacional de Baltimore-Washington a primera hora del miércoles en la cara de los viajeros se mezclaba el sueño con la excitación de poder asistir a un momento histórico: la reapertura de la nueva embajada de Estados Unidos el viernes en Cuba.

Después de las rutinarias instrucciones de seguridad, William Hauf, presidente de la agencia de viajes Island Travel & Tours, que organizaba el vuelo charter, tomó el micrófono y se dirigió a los pasajeros, la mayoría de ellos periodistas, personal del Departamento de Estado o invitados que viajan a Cuba para la ceremonia de reapertura.

"Quiero felicitar a todo el mundo. Este es un momento histórico para todos nosotros al poder apoyar a John Kerry, el oficial de máximo rango que va a Cuba en 54 años. Es increíble", dijo Hauf a 34.000 pies de altura. El empresario agradeció especialmente la presencia en la aeronave de Wayne Smith, testigo clave en las turbulentas relaciones de Estados Unidos y Cuba en el último medio siglo.

Smith, que actualmente es director del proyecto Cuba del Center for International Policy, cierra con este viaje a La Habana un círculo, no sólo personal sino profesional. Este ex marine de Texas trabajaba en la embajada de Estados Unidos en La Habana cuando ambos países rompieron relaciones bilaterales el 3 de enero de 1961, dos años después del triunfo de la revolución de Fidel Castro.

"Fue emocional, fue doloroso", explica a dpa en la sala de embarque. "Sabíamos que teníamos tensiones. Teníamos conflictos de intereses con el gobierno cubano. No fue una sorpresa. Sabíamos que la ruptura iba a llegar", recuerda Smith, de 83 años.

Lo que no se esperaba el personal que había entonces en la embajada norteamericana era que esa ruptura iba a ser tan larga.

"Recuerdo que el día en que rompimos relaciones y nos metieron en autobús y nos llevaron al ferry, todos hablábamos de cuanto tiempo nos llevaría volver a Cuba. La opinión general era que serían cinco o seis años... pero al final pasaron 50 años", explica Smith, ex veterano de la guerra de Corea.

En 1979, el presidente demócrata Jimmy Carter nombró a Smith jefe de misión de la Sección de Intereses que Estados Unidos abrió entonces en La Habana, en una tímida fase de acercamiento entre ambos países.

"Carter quería un diálogo con Cuba pero había otros (dentro de su administración) como Zbigniew Brzezinski (consejero de Seguridad Nacional del gobierno del presidente) que no querían", cuenta Smith.

Tras la llegada de Ronald Reagan al poder, Smith abandonó en 1985 el cuerpo diplomático para dedicarse a la docencia universitaria, al quedar evidente que el presidente republicano no quería un diálogo con la isla. Y a lo largo de estas últimas décadas ha estado abogando por un diálogo entre La Habana y Washington.

El ex diplomático viaja a La Habana con su hija Melinda porque no se quiere perder una ceremonia que lleva esperando más de medio siglo.

Smith dice que cuando vea la bandera estadounidense ondeando en el Malecón, el paseo marítimo en pleno corazón de La Habana, se sentirá "absolutamente feliz" porque estaba en Cuba cuando la arriaron en 1961. "Llevo 50 años presionando para que ocurra esto", añadió.

"Orgullo" es lo que sentirá John McAuliff, director ejecutivo de la ONG Fondo para la Reconciliación y el Desarrollo. "Orgulloso de que el presidente haya sido capaz de ver la situación global e ir más allá del antagonismo profundo que existía en la clase política de los dos países".

Tanto Smith como McAuliff coinciden en señalar que la normalización de las relaciones entre estos históricos enemigos llevará tiempo, ya que sobre la mesa de negociaciones quedan muchos temas que resolver.

"No se puede tener relaciones normales con Cuba con el embargo en vigor. Tenemos que levantar el embargo para lograr una verdadera normalización de las relaciones", añadió Smith, quien con este viaje a Cuba cierra un capítulo que comenzó hace más de medio siglo cuando era un joven diplomático en La Habana.

Fuente: Beatriz Juez, Dpa.

Opiniones (0)
22 de agosto de 2018 | 01:00
1
ERROR
22 de agosto de 2018 | 01:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"