Caen las importaciones de alimentos latinoamericanos en Rusia

Las importaciones de alimentos de países latinoamericanos se redujeron en Rusia en los primeros cinco meses del año, publica este lunes RBC Daily.

 En agosto de 2014, tras imponer el veto alimentario en respuesta a las sanciones occidentales, el Gobierno ruso prometió sustituir estas importaciones con otras procedentes de países que no se sumaron a las restricciones, como los de América Latina, recuerda el rotativo.

En particular, el jefe del Servicio Federal ruso de Control Veterinario y Fitosanitario, Serguéi Dankvert, se reunió con el embajador de Ecuador con el que habló de aumentar las importaciones de frutas, verduras y mariscos.

Un año después, no obstante, los suministros de estos alimentos desde el país sudamericano registraron una importante caída, de 577.700 a 523.200 toneladas. 

Brasil, otro país que se perfilaba en 2014 como gran beneficiario del embargo alimentario ruso contra Occidente, tampoco logró incrementar sus envíos a Rusia.

A pesar de un acuerdo para el suministro de lácteos y los planes de duplicar los suministros de carne de pollo, las importaciones desde Brasil incluso bajaron ligeramente, de 167.700 toneladas entre enero y mayo de 2014 hasta 164.000 toneladas en el mismo período de este año. 

Aún más drástica fue la caída de las importaciones argentinas, que se desplomaron un 30%, de 111.000 a 76.000 toneladas, aunque hace un año también había planes para comprar a este país más alimentos y en primer lugar carne.

Las importaciones alimentarias se contraen en Rusia junto con el resto de las importaciones, indica Vladímir Salamátov.

"Lo más probable es que sea un indicio de que la crisis ha provocado una caída de la demanda interna, sobre todo de artículos importados, cuyos precios han subido a causa de la depreciación del rublo", resume el experto. 

Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 17:36
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 17:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"