Marejadas, inundaciones y aluviones en Reñaca y Valparaíso

Calles céntricas de Viña del Mar quedaron anegadas. En Horcón se registró un socavón y el estero Marga Marga tuvo fuerte crecida.

En Valparaíso, los 79,6 milímetros de lluvia registrados, superaron en menos de 24 horas el habitual de 60 milímetros de precipitaciones que se promedia en agosto. En una jornada de fuertes tormentas para los habitantes de la zona, con altas marejadas y vientos de hasta 85 km/hr, que dejó graves anegamientos, socavones, caídas de árboles e inundaciones.

reñaca marejada

En Reñaca, las marejadas hicieron que el agua del mar rompiera los límites que los mendocinos conocemos de la playa y se sumara a la que bajaba de los cerros por las intensas tormentas.

Una de las situaciones que tuvo en alerta al comité regional de emergencias, según informó La Tercera, fue la crecida del estero Marga Marga, que perduró en su máximo caudal durante toda la jornada, manteniendo en vilo a los residentes aledaños, por la amenaza de un eventual desborde. En el centro de Viña del Mar, el nivel de agua subió tan rápido, que arrastró a un vehículo estacionado. “Cuando vimos que un auto recorría el estero, por el Puente Cancha, y que el agua superaba unas barreras, decidimos cerrar el negocio, nos dio miedo”, contó el comerciante, Darío González.

Cerca del mediodía, en el turístico sector de Avenida Perú, el fuerte oleaje sobrepasó el frontis de viviendas y locales, e inundó la vía “Hasta cuatro metros de altura llegaron las marejadas, que se conjugaron con la intensa lluvia. Similar situación ocurrió en el borde costero de San Antonio y Quintero, donde la rompiente se mantuvo activa por unas diez horas”, explicó el jefe de meteorología de la Armada, capitán Luis Vidal.

A esa hora, la atención también estaba concentrada en el profundo socavón que se generó en el sector los Pinos de Reñaca, donde una conductora, identificada como Andrea Cordero, cayó junto a su vehículo, resultando ilesa del volcamiento. La misma suerte corrió otro automóvil en el balneario de Horcón, en la comuna de Puchuncaví, que cayó a una zanja donde se construía alcantarillado y que, producto de las lluvias, se amplió hasta alcanzar 50 metros de largo y tres de ancho, arrastrando postes eléctricos a su paso. Hasta anoche, se registraban cortes de suministro. “Es la calle principal de Horcón. Se estaban haciendo trabajos, pero la intensa lluvia arrastró las capas de tierra. Se habían puesto las tuberías y la lluvia se llevó todo el material de la excavación hacia la caleta y hacia la playa”, aseguró el alcalde de Puchuncaví, Hugo Rojas.

Las precipitaciones también causaron estragos en Zapallar, donde el vehículo municipal en viajaba el alcalde, Nicolás Fox, cayó en un colector cubierto por agua y lodo, ubicado en el sector de La Laguna. “Salí nadando, gracias al personal municipal y a mi conductor, por suerte sin ningún problema”, relató.

Mientras, la caída de árboles en la ruta 60 CH, sector Chagres, en la comuna de Llay Llay, mantuvo por casi tres horas paralizados a cientos de vehículos que ingresaban a San Felipe.

El intendente de Valparaíso, Ricardo Bravo, cifró en 22 los damnificados y 276 familias afectadas por anegamientos. Las mayores inundaciones, como la del sector del Hospital Gustavo Fricke, en Viña del Mar, y un estacionamiento, en Concón, no dejaron lesionados.

La mayoría de los alcaldes de la región decidieron suspender clases y algunos establecimientos, como la Escuela Rural Julio Tejedor Zuñiga, en Santa San Felipe, se debió evacuar a los profesores y 25 niños, tras eel anegamiento de la ruta El Zaino, que estuvo cerca de dejarlos aislados. 

Opiniones (0)
28 de mayo de 2018 | 05:33
1
ERROR
28 de mayo de 2018 | 05:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"