Trump sigue cargando contra los inmigrantes en EEUU

“Necesitamos construir un muro... rápido. No me importa tener una puerta grande y bonita... Necesitamos dejar a los ilegales fuera", dijo el multimillonario.

En un apasionado primer debate televisivo con miras a las primarias del Partido Republicano por la presidencia de Estados Unidos, los aspirantes invitados prometieron hoy volver a encauzar el disfuncional sistema migratorio del país.

"En vez de hablar de esto (inmigración) como un asunto divisorio, como lo ha hecho Barack Obama durante seis años, el próximo presidente, y espero ser ese presidente, puede arreglar esto de una vez por todas", aseguró el ex gobernador de Florida Jeb Bush, hijo y hermano de ex presidentes.

El multimillonario Donald Trump dijo que la única razón por la cual se está discutiendo el tema de la inmigración a nivel nacional es porque él lo planteó al anunciar el 16 de junio su candidatura a las primarias republicanas.

"Si no fuera por mí, no estaríamos hablando de inmigración ilegal", dijo Trump en un debate transmitido en hora de máxima audiencia por la cadena conservadora Fox News y en el que participaron diez de los 17 candidatos de la agrupación. "No era un tema hasta que yo lo saqué", añadió el magnate.

Cuando Trump anunció su candidatura provocó una fuerte polémica en Estados Unidos y en América Latina. Su discurso estuvo marcado por comentarios xenófobos contra los inmigrantes mexicanos indocumentados, a los que el magnate calificó de narcotraficantes, delincuentes y violadores.

Durante el primer debate televisivo, Trump, que parte como favorito en las encuestas de su partido, no sólo no se retractó de sus declaraciones, sino que acusó a la prensa de distorsionar sus palabras.

"Necesitamos construir un muro. Y tiene que ser rápido. No me importa tener una puerta grande y bonita en ese muro para que las personas puedan venir a este país legalmente. Pero necesitamos cosntruir un muro, necesitamos dejar a los ilegales fuera", añadió el multimillonario.

El senador por Florida Marco Rubio, de origen cubano, recordó a Trump que actualmente la mayor parte de los inmigrantes ilegales no viene de México, como él asegura, sino de países centroamericanos como Guatemala y El Salvador y que gran parte de ellos entra legalmente en el país y luego se queda cuando expiran sus visados.

El ex gobernador de Florida Jeb Bush, por su parte, defendió el plan que presentó esta semana para reformar el sistema migratorio y mejorar la seguridad de la frontera. Y abogó por eliminar las llamadas "ciudades santuarios", en las que las autoridades locales protegen a inmigrantes indocumentados de la deportación.

En cuanto a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven actualmente en Estados Unidos, Bush reiteró que está a favor de ofrecerles un camino a lo que denominó "un estatus legal ganado" pero, al igual que el senador por Texas Ted Cruz, se mostró a favor de conceder annistía a los indocumentados.

Bush, que está casado con una mexicana y habla fluidamente español, dijo que todavía sigue pensando, como señaló el año pasado, que los que llegan ilegalmente a Estados Unidos lo hacen como "un acto de amor" en busca de una mejor vida para sus familias.

"Creo que la gran mayoría de las personas que vienen aquí ilegalmente no tiene otra opción. Quieren proveer para sus familias. Pero necesitamos tener el control de nuestras fronteras. Nuestra responsabilidad es escoger quién entra" en Estados Unidos, añadió el ex gobernador de Florida.

Ante la falta de acción por parte del Congreso, Obama anunció en noviembre de 2014 decretos migratorios utilizando su poder ejecutivo.

Los decretos se encuentran bloqueados desde febrero por un juez de Texas, a la espera de que los tribunales decidan si el presidente se excedió o no en su poder a la hora de conceder papeles temporales a unos cinco millones de indocumentados de los 11 millones que viven actualmente en Estados Unidos, como sostienen los republicanos.

La inmigración será probablemente uno de los temas centrales de la campaña presidencial de 2016, en la que el voto latino puede tener la llave a la Casa Blanca.

La candidata a las primarias demócratas Hillary Clinton se mostró en mayo a favor de una reforma migratoria con una vía para la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, en un intento por diferenciarse de los candidatos republicanos y ganarse el voto de los latinos en los comicios.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 13:55
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 13:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"