Mueren 16 policías colombianos en aterrizaje de helicóptero

La nave tuvo que efectuar un aterrizaje de emergencia en medio de una operación contra una banda de narcotraficantes en el noroeste de Colombia.

Dieciséis policías murieron y dos resultaron heridos hoy cuando el helicóptero en que se movilizaban tuvo que efectuar un aterrizaje de emergencia en medio de una operación contra una banda de narcotraficantes en el noroeste de Colombia, informaron fuentes oficiales.

La Policía Nacional había reportado inicialmente que cuatro uniformados sufrieron heridas y que los demás agentes resultaron ilesos.

Sin embargo, con el paso de las horas se estableció que las primeras patrullas de rescate que llegaron al lugar de la tragedia, una zona boscosa de difícil acceso, encontraron los cadáveres de 16 policías y a dos uniformados heridos, uno de ellos muy grave por quemaduras en diversas partes.

El helicóptero de la Policía Nacional movilizaba a 18 uniformados que participaban en una operación que se cumple desde hace varios meses para capturar a Dairo Úsuga, alias "Otoniel", considerado como el máximo jefe de la banda Clan Úsuga.

Fuentes policiales indicaron que los policías que viajaban en el helicóptero perseguían específicamente a Luis Orlando Padierna, alias "Inglaterra", uno de los principales jefes del Clan Úsuga.

Las informaciones oficiales indican que la aeronave, del tipo Black Hawk, tuvo que aterrizar de emergencia cerca de Chigorodó, en el departamento de Antioquia.

La Policía Nacional señaló en un comunicado que el helicóptero tuvo "una falla mecánica", aunque el director de la institución, general Rodolfo Palomino, dijo que una investigación esclarecerá las causas.

"Se está realizando una investigación para conocer realmente si fue un accidente o un atentado", dijo Palomino.

Pero el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, dijo después que las primeras investigaciones indican que la tragedia fue ocasionada por las malas condiciones atmosféricas que reinaban en la zona.

Villegas dijo que la hipótesis más probable indica que el helicóptero chocó contra la ladera de una montaña porque la nubosidad baja le dificultó la visibilidad al piloto.

"El choque ocurrió a unos 120 nudos, cerca de 180 kilómetros por hora, por lo que el helicóptero quedó destruido", dijo.

Tras la caída del helicóptero empezaron a circular en redes sociales comentarios en el sentido de que lo ocurrido con esta aeronave y un avión de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), que el viernes pasado se precipitó en el norte del país con 11 tripulantes a bordo, todos los cuales murieron, no obedeció a accidentes sino a disparos de grupos ilegales.

Las publicaciones empezaron después de que el principal jefe de la oposición de derecha, el ex presidente y ahora senador Álvaro Uribe, dijera haber escuchado versiones que indicaban que ambas aeronaves fueron impactadas desde tierra.

El presidente Juan Manuel Santos lamentó la tragedia y pidió a la oposición que sea "responsable" con este tipo de comentarios, al tiempo que Villegas dijo que si se hubiera tratado de un ataque los demás helicópteros que participaban en la operación habrían respondido al fuego.

"Yo sí pediría un poco de responsabilidad en este tipo de aseveraciones. Ya está comprobado que eso fue un accidente, no hubo ningún tipo de ataque de un grupo guerrillero o de una banda criminal", dijo Santos.

"Sería muy lamentable que por razones políticas, quién sabe con qué intención, se esté especulando o se esté haciendo este tipo de manifestaciones", agregó.

En el caso del avión de la FAC, un caza 235, la institución militar dijo que el piloto reportó problemas en un motor poco antes de desaparecer de los radares. La aeronave fue encontrada destruida e incendiada cerca de Codazzi, en el norteño departamento de Cesar.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
21 de abril de 2018 | 03:50
1
ERROR
21 de abril de 2018 | 03:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec