El Cartel de Sinaloa es la mayor "empresa" de México

Si este cartel fuese una empresa, tendría más delegaciones que cualquier compañía mexicana. Tiene presencia en 17 Estados mexicanos y 54 países, más que multinacionales como América Móvil (19) o Cemex (50).

 Soltó tres frases: "I’m ashamed. I’m embarrased. I’m regretful (Estoy avergonzado. Estoy abochornado. Estoy arrepentido)". Margarito y su hermano gemelo, Pedro, lideraban una de las redes de narcotráfico más importantes de Estados Unidos, el principal consumidor de drogas del mundo. Controlaban la entrada del 80% de la cocaína, marihuana y heroína de Chicago, así como su distribución en otras ocho ciudades estadounidenses.

Margarito y Pedro, hijos de mexicanos nacidos en Illinois, trabajaban para el poderoso cartel de Sinaloa, una organización criminal que funciona como una multinacional. Si este cartel fuese una empresa, tendría más delegaciones que cualquier compañía mexicana. Tiene presencia en 17 Estados mexicanos y 54 países, más que multinacionales como América Móvil (19) o Cemex (50).

El primer consejo de cualquier asesor corporativo a una empresa en expansión es definir una misión, una identidad y una historia que explique su razón de ser. La génesis del cartel se remonta a la hermética sierra sinaloense, donde el cultivo del opio y la marihuana lleva más de más de 100 años. De Miguel Ángel Félix Gallardo —el padrino y fundador del cartel de Guadalajara— hasta Joaquín El Chapo Guzmán, decenas de capos nacieron en esas montañas. Son los genuinos herederos de los contrabandistas que en los años treinta y cuarenta del siglo pasado pasaban cargamentos de droga al otro lado de la frontera para satisfacer a sus clientes estadounidenses.

Mientras otras mafias han abierto sus actividades a la extorsión y el secuestro, el cartel de Sinaloa permanece fiel a su misión. Es el líder indiscutible del mercado de drogas en EE. UU. Expende el 30% de la marihuana y la cocaína, y más del 60% de la heroína. Sus ventas rondan los 3.200 millones de dólares anuales (2.900 millones de euros), según el libro El mal menor de la gestión de las drogas , escrito por un grupo de académicos mexicanos.

California dorada.

Sinaloa está conectada con Michoacán y Guerrero, los grandes productores de opio y marihuana. El cartel controla, además, cruces claves hacia EE.UU. (Tijuana, Juárez, Mexicali) que garantizan acceso a su primer gran mercado: California. En su extenso litoral están los puertos que han conectado a México con el oeste de EE.UU. desde el siglo XIX. Su salida al mar, que han extendido a buena parte de la costa del Pacífico mexicano, es la pasarela para su crecimiento internacional. La organización funciona mediante un conjunto de grupos criminales, un cartel empresarial, según un informe de la DEA, la agencia antidrogas estadounidense. Joaquín "El Chapo" Guzmán sería su CEO; Ismael "El Mayo" Zambada y Juan José Esparragoza Moreno, "El Azul" (dado por muerto en 2014), sus jefes de operaciones. Por debajo hay una estructura entreverada con lazos familiares. "Su política de recursos humanos combina la parte familiar, que les asegura fuertes lealtades, con la captación de talento, como ingenieros para los túneles o químicos para el cocinado de drogas sintéticas", apunta el investigador David Pérez Esparza, del University College de Londres.

Los campesinos, empresarios, funcionarios y sicarios que trabajan para el cartel se cuentan por miles. Y completan una estructura empresarial con productores internacionales de cocaína en Colombia, Bolivia y Perú, o con distribuidores como los gemelos de Chicago. "Cuando algunos Estados estadounidenses comenzaron a permitir la producción y venta legal de marihuana, El Chapo reaccionó como harían otras empresas: innovando", afirma el experto Pérez Esparza.

El país

Opiniones (1)
21 de agosto de 2018 | 13:05
2
ERROR
21 de agosto de 2018 | 13:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es una empresa, no una "empresa". La legalidad de sus actividades no modifica su estatus.
    1