Turquía y EEUU acordaron expulsar a ISIS del norte de Siria

Será a través de una una franja de 100 kilómetros y que servirá para recibir a los refugiados sirios.

 Estados Unidos y Turquía ultiman una operación militar para expulsar al grupo Estado Islámico de una franja de territorio sirio a lo largo de la frontera turca, acción que involucraría aún más a Ankara en la guerra civil siria y podría abrir el escenario a un posible conflicto con las fuerzas curdas a las que respalda Washington.

Un funcionario estadounidense dijo el lunes que la creación de una "zona libre del Estado Islámico" garantizaría una mayor seguridad y estabilidad en la región fronteriza entre Turquía y Siria.

Sin embargo, el funcionario dijo que cualquier acción militar conjunta con Turquía no incluiría una zona de exclusión aérea. El funcionario insistió en el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones sobre las conversaciones con Turquía.

Estados Unidos ha rechazado desde hace mucho tiempo las solicitudes de Turquía y otras partes de que se imponga una zona de exclusión aérea para frenar los ataques desde el aire que lanza el gobierno sirio, por temor a que una medida de ese tipo involucre a las fuerzas estadounidenses en la guerra civil.

Las conversaciones tienen lugar en medio de un giro táctico importante en la postura de Turquía hacia el Estado Islámico.

Después de meses de renuencia, Ankara comenzó a atacar la semana pasada con aviones objetivos rebeldes en Siria, después de la concertación de un acuerdo buscado desde hace tiempo que permite a Estados Unidos lanzar sus propias incursiones desde la base aérea de Incirlik, que tiene una ubicación estratégica en Turquía.

El domingo, Turquía convocó a una reunión el martes con sus aliados de la OTAN a fin de examinar las amenazas a la seguridad del país, así como la campaña aérea turca.

Una operación militar impulsada por Ankara para expulsar al grupo EI de territorio a lo largo de la frontera con Turquía posiblemente complique las cosas en el terreno.

Los combatientes curdos en Siria controlan la mayor parte de la demarcación fronteriza de 910 kilómetros (565 millas) con Turquía, y han advertido a Ankara que se abstenga de intervenir militarmente en el norte sirio.

En diversas operaciones militares lanzadas desde el viernes al lado de la frontera, Turquía no sólo ha atacado posiciones del grupo Estado Islámico sino también a combatientes curdos afiliados a las fuerzas que luchan contra los extremistas en Siria e Irak.

Los curdos de Siria figuran entre las fuerzas terrestres más efectivas en el combate al grupo Estado Islámico y han recibido la asistencia de los ataques aéreos encabezados por Estados Unidos, pero Turquía teme que esas acciones puedan reavivar la lucha de la insurgencia curda contra Ankara en pos de un estado independiente.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 10:43
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 10:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"