Tsipras advierte a disidentes internos ante nueva votación

El primer ministro griego llamó a los diputados de su partido, Syriza, que están en contra de las medidas a hacer propuestas sobre cómo salvarse sin ayuda de los acreedores.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, lanzó un advertencia a los disidentes internos de su partido gobernante Syriza ante la votación prevista esta tarde en el Parlamento de Atenas de una nueva lista de reformas que le permitiría a Grecia iniciar las negociaciones para un tercer rescate.

Fuentes del gobierno señalaron que Tsipras llamó a los diputados de Syriza que están en contra de la medidas a hacer propuestas sobre cómo Grecia podría salvarse sin ayuda de los acreedores, dijo durante un encuentro en la noche del martes.

Tipras dijo haber recibido del ala más a la izquierda de su partido "declaraciones heroicas" contra el programa de reformas acordado con los acreedores, "pero ninguna propuesta de alternativas". Los diputados que apoyen la salida de la eurozona de Grecia deben intentar explicárselo primero al pueblo, señaló.

Ese sector del partido volvió a manifestarse contra las reformas y habló abiertamente de la posibilidad de una salida del euro. Además, el ala de las juventudes de Syriza, controlado por el ala más a la izquierda, exigió hoy por primera vez un congreso extraordinario del partido.

La presidenta del Parlamento griego, Zoi Konstantopoulou, calificó el nuevo programa de ahorro de "golpe de estado" que hay que frenar.

Por ello la votación de esta noche -centrada en la modernización de la Justicia y los bancos- se considera una nueva prueba para medir el apoyo de Tsipras en la cámara, después de que en torno a una cuarta parte de los diputados de Syriza votara en contra del primer paquete de reformas la semana.

Tras la votación, Tsipras señaló que se vería forzado a dirigir un gobierno en minoría hasta que se alcance un acuerdo con los acreedores, y se refirió a la rebelión como "una herida abierta durante una época crítica".

Pese a la división política se espera que las reformas cuenten hoy con el respaldo de la oposición. Pero Tsipras ha advertido que necesita al menos 120 votos de su propio partido -de los 149 que tiene en el Parlamento- para poder seguir gobernando. En la primera votación obtuvo el respaldo de 123 diputados de sus propias filas.

El sindicato PAME, cercano a los comunistas, y el de funcionarios públicos ADEDY han convocado nuevas protestas en el centro de Atenas y en todo el país contra las reformas.

Esta segunda lista evitará los temas más controvertidos y se centrará en la adopción de un nuevo código de actuación civil destinado a hacer más eficiente el sistema judicial y de la Directiva Europea sobre Resolución Bancaria (BRRD), que pretende garantizar los depósitos hasta 100.000 euros, según el gobierno.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 05:30
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 05:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"