Dos grandes marcas exigen reformar la FIFA

Piden que sea a través de una comisión formada por independientes a la entidad mayor del fútbol mundial. El objetivo es supervisar el camino de la entidad hacia la transparencia.

Este viernes, las firmas Coca Cola y McDonalds exigieron a la FIFA la formación de una comisión integrada por figuras independientes de la entidad para llevar a cabo las reformas necesarias para dar transparencia a la misma, tras el escándalo de los últimos meses, que produjo un revuelo en la entidad -al punto que casi deja afuera al reelecto Joseph Blatter- y con empresarios y dirigentes argentinos involucrados.

“Creemos que la creación de esta comisión independiente será la medida más creíble de la FIFA para abordar su proceso de reforma y es necesaria para reconstruir la confianza que ha perdido”, indica Coca-Cola en una carta remitida a Blatter, difundida por diario estadounidense The New York Times y el sitio Palco23.com. 

El pedido de Coca Cola -según detalla Palco23.com llega tres días después de que el titular de la mayor entidad del fútbol en el mundo, el suizo Joseph Blatter, anticipara las medidas que piensa adoptar para hacer más transparente a la organización y así establecer los mecanismos necesarios para evitar nuevos casos de corrupción. Algunas de esas propuestas son la limitación de los mandatos de los miembros de la junta directiva y el presidente, así como la divulgación del salario completo de los altos dirigentes. 

Por su parte, según informó The New York Times, la marca McDonald se pronunció a favor de "cambios significativos para restaurar la confianza y credibilidad con los aficionados y patrocinadores por igual".  Aunque el artículo difundido por ese medio estadounidense aclara que la marca de comidas rápidas "no especifica en particular el apoyo a una comisión independiente", en un comunicado advierte que "las recientes denuncias y acusaciones que gravemente empañan a la FIFA, de una manera golpea en el corazón mismo de nuestro patrocinio".

El escándalo, explicado 

Se trata de dos operaciones distintas pero paralelas. Una es impulsada por la Fiscalía de Estados Unidos por los sobornos en la concesión de los torneos y la segunda, impulsada por Suiza, acerca del proceso de elección de los mundiales de Rusia (2018) y Qatar (2022). A los detenidos se los acusa de pertenencia a una organización mafiosa, fraude masivo y blanqueo de dinero, algo que en Estados Unidos está penado con hasta 20 años de cárcel. Según los investigadores, unos 140 millones de euros se habrían repartido en los últimos años a través de una red corrupta gracias a los sobornos en la organización de torneos de la FIFA.

Entre los acusados hay tres argentinos: Alejandro Burzaco, presidente de Torneos y Competencias; Hugo Jinkis, propietario de Full Play Group, empresa de marketing deportivo con sede en Argentina y Mariano Jinkis, vicepresidente de Full Play Group.

A cambio de un depósito de unos 12 millones de pesos, el juez Claudio Bonadío otorgó prisión domiciliaria a Mariano y Hugo Jinkis. El magistrado había denegado la excarcelación de ambos. Mientras que Burzaco se encuentra detenido en un apart hotel en la ciudad de Bolzano, en el norte de Italia, a la espera de su extradición a Estados Unidos.


Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 05:31
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 05:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"