"¿Chilenos traidores?", la respuesta a los argentinos desde Chile

Marco Sotomayor, periodista del diario trasandino "El Mostrador", le respondió en una columna a los cánticos argentinos por Malvinas.

 En una columna denominada "¿Chileno traidor?", el periodista trasandino Marco Sotomayor respondió al cántico de los hinchas argentinos en la Copa América que, desde su punto de vista, "fue replicado por algunos medios y comunicadores del otro lado de la cordillera". Sotomayor consideró que se trata de "una acusación injusta, alejada de la verdad histórica".

El periodista del diario El Mostrador hizo el descargo, en el entedimiento que mejor que pelear es hablar y sacar los puntos oscuros de la historia del lugar inquietante desde el que provoca divisiones permanentes.

Esto escribió:

En fútbol, nuestros vecinos argentinos no sólo son campeones mundiales jugando a la pelota; también lo son a la hora de enarbolar provocaciones para "sacar" a sus rivales de los partidos, sobre todo de los importantes.

Fue así como durante toda la reciente Copa América, tal vez previendo que en algún momento se cruzarían las selecciones roja y albiceleste, hinchas y parte de la prensa transandina espetaron, sin anestesia, el grito de "chilenos traidores", haciendo alusión al apoyo que le brindó la dictadura de Pinochet a las fuerzas armadas inglesas durante el conflicto por las Islas Malvinas.

Efectivamente, Pinochet prestó auxilio a los británicos en el plano logístico y de telecomunicaciones. Ayuda que no sé si fue trascendente a la hora de decidir la guerra, pero que en algo debió incidir. Eso es indesmentible. Un hecho histórico.

En rigor, todo indica que los argentinos perdieron las islas por la ineptitud de su alto mando, el que envió al frente a tropas mal preparadas y peor pertrechadas para combatir a soldados profesionales y con un armamento de primerísima generación.

Sin embargo, en lugar de hacerse cargo de esa verdad inconmensurable, la barra argentina que nos visitó hace poco y -lo que es peor- algunos medios de prensa y comunicadores de allá insistieron en adosarnos el mote de "traidores" por la participación chilena en la guerra.

La situación resulta demasiado injusta para la mayoría de nuestro pueblo. La traición, estimados argentinos, la cometió una dictadura instalada de facto en este país, sin ninguna legitimidad popular y que mientras apoyaba al colonialismo inglés en dicha conflagración, también asesinaba y hacía desaparecer a miles de compatriotas por el mero hecho de plantear una oposición activa o pasiva en contra de Pinochet y de sus sicarios.

No es difícil empatizar con el resentimiento y la bronca de nuestros vecinos, pero, por favor, precisemos bien el objeto de esa rabia: fue una dictadura militar la que resultó obsecuente con la potencia europea, no el pueblo de Chile, el que -dicho sea de paso- tenía sus afectos más del lado argentino que de la prepotencia y los afanes colonialistas de la señora Thatcher, lo cual no significaba, tampoco, una simpatía por los delirios del genocida Leopoldo Fortunato Galtieri.

Pero muchos chilenos sosteníamos (aún lo hacemos) que, por razones geográficas y antiimperialistas, Las Malvinas deben pertenecer a Argentina.

Entender esto es comprender bien la historia. Ser justos y no exacerbar, a propósito de una competencia futbolística, diferencias que siempre han existido entre ambos países.

Allá, ustedes padecieron una dictadura infernal. Nosotros sufrimos lo mismo. Dentro de ese contexto se desencadenaron los conflictos: primero, por las islas Picton, Nueva y Lennox, que casi deriva en una guerra chileno-argentina y, más tarde, la conflagración por Las Malvinas.

¿Queda claro, entones, el denominador común? ¿El origen del problema, su raíz, la madre del cordero?

Reflexionemos en torno de aquellos años aciagos y reconciliemos posturas entre dos pueblos que aún sufren las resonancias de los verdaderos traidores: los poderes ultraconservadoras de ambos países con sus respectivos ejércitos, auténticos brazos armados de las clases dominantes no sólo en este lado del continente, sino en toda América Latina.

Opiniones (25)
18 de junio de 2018 | 05:52
26
ERROR
18 de junio de 2018 | 05:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No estuve en la contienda ,pero jure la bandera en medio de la cordillera con 30 cm de nieve , Ahora que recuerdo el Si..Juro..!!! me pregunto. ¿Sirvió para algo? ¡Quisiera saber si alguno de los que conducen nuestra patria ,estaría de veras dispuesto a dar la vida por ella porque..los políticos, son como los pañales...cada tanto hay que cambiarlos
    25
  2. Es una mancha que no vas a poder borrar, estedes cantan una canción que dicen que perdimos la guerra por cagones, en tiempos de la guerra los mejores soldados Argentinos estaban cuidando la frontera que limita con ustedes, porque sera?
    24
  3. Tavo, muy bueno lo tuyo, falta comentar que en 1979 casi nos fuimos a la guerra con los chilenos por el canal de Beagle, y si vamos a acusar de traidores a todos los chilenos por algo que se hizo en plena dictadura, donde estoy segura pasaba lo mismo que aqui, el pueblo no tenía acceso a la información de lo que sucedía, entonces los argentinos somos todos genocidas??
    23
  4. Lo único cierto es que nuestros vecinos y objetivamente, para enorgullecerse de su libertad y por la obtención de laureles gracias al futbol han debido de tener a la cabeza, algún argentino. San Martín, quien comando el ejército libertador que los despojó del yugo español precisamente también contaba entre sus tropas con muchos soldados y oficiales chilenos pero que respondían en última instancia a sus órdenes. Y ahora y aún para vencer a la propia Argentina y dejar de ser vírgenes de copas a nivel nacional, han tenido que contar con Sampaoli, otro argentino para que los dirija técnicamente, mas allá que fuera Bielsa ?otro argentino para variar- quien los encarrilara e hiciera que empezaran a confiar en sí mismos ... Desdeñar como pueblo de su atroz dictadura asesina y sus actos que nos enemistan, como hacemos nosotros con la nuestra, se les impone ... pero estar eternamente agradecidos con quienes comparten miles de Km. de frontera y que tanto han hecho por ellos y su felicidad, seria como mínimo un acto de grandeza y de justicia ... Buenas tardes!!!
    22
  5. De todos modos, tavo1975: la guerra con el Paraguay es algo aberrante como toda guerra fratricida, pero no lo exime de hacer un análisis más profundo que lo que tu afirmación parecieran mostrar. El gobierno paraguayo de esa época buscó, provocó e hizo todo lo posible por no evitar esa guerra. De movida, nomás: cuál fue la causa de la entrada en guerra de la (entonces confederación) argentina? El paso "de prepo" por territorio argentino de tropas paraguayas, para irle a pelear a la banda oriental.
    21
  6. A todos los foristas: Díganle a cualquier chileno que dibuje un mapa de Chile, a ver si se quedan conformes.
    20
  7. Con o sin ayuda chilena seguro que la guerra se perdia,pero la traicion existio y duele mucho.
    19
  8. El periodista chileno, publica en un diario históricamente anti-democrático y anti-argentino, representante y promotor de todo lo que las mayorías sociales detestan. (Su dueño mismo ha sido abominado por el gremio periodístico chileno, por probado buchón golpista a sueldo). Más allá de las sensateces que él expone, denotan los chilenos una gran capacidad cínica de justificarse y exculparse de cuanta felonía han cometido muchos de ellos a lo largo de la historia; junto a una ausencia casi absoluta de autocrítica. Por tantas traiciones y golpes por la espalda que han cometido, es imposible no tentarse de inferir que lo ruin está en su ADN, es parte de su naturaleza.
    18
  9. Como corolario elocuente a lo que relatan Tavo y otros, cuando retornaba la democracia a Chile a fines de los 80´, el riojano innombrable fue el UNICO presidente en darle efusivo abrazo de despedida al sátrapa genocida chileno; llegando a Santiago un días antes del traspaso y mientras que el resto de los presidentes legítimos lo esquivaba como a la peste que era. Perdón por las náuseas que provoqué.
    17
  10. LA TRAICION EXISTIO, aunque la disimulen. Siempre nos envidiaron los chilenos . . .
    16