Gobierno de Puerto Rico pedirá moratoria a sus acreedores

Luego de la crisis en Grecia, en Centroamérica también hay problemas financieros. Consideran que la deuda de ese país es "impagable".

 El gobierno de Puerto Rico buscará renegociar su deuda con los acreedores y solicitará una moratoria en sus pagos ante la imposibilidad de asumirlos en los términos en que están estructurados al presente, informó el gobernador Alejandro García Padilla en un mensaje al país.

El primer ejecutivo anunció la creación de lo que denominó Grupo de Trabajo para la Recuperación Económica de Puerto Rico, encabezado por el secretario de la gobernación, Víctor Suárez, e integrado por la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento, Melba Acosta, el secretario de Justicia, César Miranda y los presidentes de Senado y Cámara, Eduardo Bhatia y Jaime Perelló, respectivamente.

Este grupo, adelantó, "iniciará conversaciones para lograr, con transparencia y consenso, la reestructuración de la deuda pública" y afirmó que "la meta será lograr una moratoria negociada con los bonistas para posponer por un número de años los pagos de la deuda, de forma tal que ese dinero se invierta aquí en Puerto Rico".

El gobernador sostuvo que el país necesita un plan de reestructuración y desarrollo completo, comprensivo y abarcador, "que atienda a largo plazo, y de forma definitiva, el inmenso problema que hoy enfrentamos" y que "de no lograrlo, la alternativa sería el impago unilateral y no planificado de las obligaciones, con todas las consecuencias negativas que esto implica para cada uno de nosotros".

El mensaje del gobernador se produjo poco después de que la economista y ex directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Anne Krueguer, presentara públicamente un informe que preparó junto con su equipo de trabajo en el que concluye que la isla no podrá pagar su deuda y evitar sus déficits presupuestarios si no renegocia la misma e introduce importantes recortes en gastos.

Padilla se refirió el trabajo del grupo en su mensaje y señaló que "el informe nos enfrenta a una dura realidad. La deuda pública, considerando el nivel de actividad económica actual, es impagable. Pero además, el tamaño de esa deuda nos impide salir del ciclo de recesión y contracción. Ante esta situación, todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad".

La deuda pública de Puerto Rico, incluyendo sus corporaciones públicas, se estima en cerca de 72.000 millones de dólares. El pago correspondiente a este próximo año fiscal de la deuda que arrastra solo el gobierno central supera los 1.100 millones de dólares y está ya consignada en el proyecto de presupuesto.

En su alocución el gobernador subrayó que Puerto Rico merece esa concesión de sus acreedores. "No estamos reestructurando la deuda en un vacío. Todas las medidas que tomamos en estos últimos dos años demuestran nuestra voluntad de pagar y, de no haberlas tomado, no estaríamos en posición hoy de reclamar la reestructuración. Hemos hecho todo lo que estaba en nuestro poder, pero, según demuestra el informe, el próximo paso tiene que ser lograr términos más favorables para el pago de nuestra deuda. Compartiendo el sacrificio con los acreedores, podremos salir adelante", dijo.

Adelantó que mañana iniciará reuniones con todos los sectores del país para discutir la situación, recoger sus sugerencias y reclamarles el sacrificio que conlleva esta situación.

DPA

Opiniones (0)
22 de junio de 2018 | 05:33
1
ERROR
22 de junio de 2018 | 05:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"