Imputaron a dos diputado en España por corrupción

Los funcionarios están acusados por mal manejo de fondos públicos. La noticia ha golpeado al socialismo andaluz.

 Un caso de corrupción en manos de dos diputados españoles golpea a los socialista de Andalucía. Se trata del manejo indebido de dineros públicos cuyo monto llega a los 855 millones de euros, aunque muchas fuentes fiables elevan esas sumas a los 1.200 millones. La noticia surgió entorno a los E xpedientes de Regulación de Empleo (ERE) y hoy genera grandes polémicas en el país europeo. 

Uno de los más comprometidos, que se decidió a colaborar, trabajaba de conductor para un alto cargo de la Junta y dirigente socialista. El acusado declaró que, con el dinero público que robaban un grupo acudía a prostíbulos, consumían drogas y bebidas alcohólicas en gran cantidad. Teniendo en cuenta la locuacidad que forma parte del encanto local y que en Andalucía todo el mundo hace gala de conocerse, ahora es difícil aceptar la excusa de los más altos funcionarios, como los ex–presidentes Manuel Chávez y José Antonio Griñan, que no se dieron por enterados. Los dos eran diputados hasta ayer y, debido a su situación de aforados, su caso llegó hasta el Tribunal Supremo, según explicó un corresponsal de Clarín.

Confiaban en continuar en una situación de impunidad. Pero ayer se produjo una durísima decisión del Tribunal Supremo que los imputó por el delito de prevaricación administrativa, es decir, que cometían actos ilegales a sabiendas. El tema de la imputación ha estado en el centro del debate en torno a las listas de candidatos en las cruciales elecciones del 24 de marzo pasado.

Había un acuerdo tácito de que las personas imputadas por tribunales de justicia no debían figurar en las listas. El caso fue especialmente polémico en los comicios autonómicos andaluces. Durante ochenta días, en tres sesiones de investidura que fracasaron, la candidata a ocupar el Sillón de San Telmo, Susana Díaz, no pudo reunir los votos de mayoría absoluta requeridos pese a encabezar la lista más votada.

Podemos y Ciudadanos, las dos fuerzas emergentes, se negaban a apoyar a Diaz si continuaban como legisladores Chávez y Griñan, envueltos en el escándalo de los ERE que se había desarrollado durante sus mandatos. Griñan acepto irse pero Chávez insistió en permanecer como legislador. Al final, Ciudadanos llegó a un acuerdo con Díaz para forzar en cuanto se pudiera la dimisión de Chávez y la líder socialista pudo acceder al poder.

Después de la sentencia del Supremo, Chavez y Griñan dimitieron de inmediato y ahora sus casos vuelven a los tribunales de Andalucía, donde las acusaciones son muy graves contra los 266 imputados.

Según el juez instructor del Supremo, Alberto Jorge Barreiro, los imputados cometieron “auténticas ilegalidades”. Además, estableció que en varias oportunidades habían sido informados de las irregularidades.

Chávez, un relevante dirigente histórico socialista, presidió Andalucía entre 1990 y 2009, fue presidente del PSOE, líder del socialismo andaluz, legislador, ministro y consejero aúlico de los gobiernos nacionales del PSOE. Ante el juez instructor negó haber tenido conocimiento de los años de corrupción. “No hubo denuncias”, precisó.

Pero el escándalo crecía y Chávez fue reemplazado por otro dirigente de primera fila, José Antonio Griñan, quien presentó su renuncia en 2013 en medio de una gran tormenta política y fue sucedido por Susana Díaz. El magistrado instructor del Supremo, señala “cómo el sistema legal de subvenciones se fue modificando para convertirse con el paso del tiempo en la figura de transferencias de financiación, con una ausencia del control propio de las subvenciones”.

Menciona 22 modificaciones presupuestarias aprobadas a lo largo de los años y que resultan “relevantes para configurar el delito de prevaricaciones” ya que fueron arbitrarias para desviarse hacia objetivos que tenían un componente “claramente ilícito”.

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 05:44
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 05:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"