Correr con frío: consejos a tener en cuenta

Parece que el frío llegó para quedarse. Consejos para que ni el frío ni el viento te detenga. Calentamiento, materiales y alimentación.

El frío no es impedimento para salir a correr. Solo tenemos que tener en cuenta algunas cosas, sobre todo a la hora de vestirnos de forma adecuada y planificar el entrenamiento. 

Cuando corres y has entrado en calor, tu percepción será unos 10 grados mayor que la temperatura externa, es decir, si el termómetro marca 5º, la percibirás entre 15 y 17º, lo que hará el correr más agradable pero requerirá de ciertas precauciones

  • Calentamientos más largos:  En invierno, el calentamiento ha de ser más cuidadoso que en temporada veraniega, por motivos evidentes. Como su propio nombre indica, esta parte fundamental de cualquier entrenamiento busca subir la temperatura corporal y preparar al cuerpo para el esfuerzo, y si la temperatura de este es menor, cuesta más subirla. También, los músculos están más agarrotados y acortados. Hace un calentamiento de 8 a 10 minutos bajo techo si la temperatura es inferior a los 5º. De esta manera ya habrás generado calor al salir a correr. 

IMG 2632
  • Cuidado con la indumentaria de algodón: tendemos a abrigarnos demasiado, sobre todo los primeros días, donde parece que el frío nos da miedo. Las prendas de algodón absorben el sudor y acabaremos empapados. Es mejor utilizar prendas transpirables, ropa técnica para correr, que evacue el sudor de nuestro cuerpo.
  • Salir a correr cuando todavía hay sol: Cuando cae el sol las temperaturas comienzan a bajar y se nota. Correr con los rayos del sol, nos protegerá y tendremos una sensación más agradable al correr.
  • La garganta sufre más con el frío: sobre todo en entrenamiento intensos, donde tendemos a respirar por la boca. El aire, al no pasar por la nariz, no se calienta, lo que hace que entre directamente frío, algo que puede irritar a la garganta. Intenta, al menos al principio, respirar por la nariz, para hacer ese calentamiento de las vías aéreas superiores. Después del entreno, mima a tu garganta con alguna infusión caliente y miel.
  • Vestite por capas: lo de vestirse por capas es útil para no quedarnos cortos o pasarnos con le vestimenta. Una camiseta técnica de manga corta, una de manga larga o rompevientos finos y, si hace mucho frío, una campera que nos abrigue más. 
  • Las partes más sensibles al frío: zonas como la cara, orejas y manos son más sensibles al frío. Para esos días en los que las temperaturas sean más bajas, prendas como los guantes, orejeras, gorro.
  • La alimentación, siempre se busca mayor cantidad de calorías para compensar las que se gastan para mantener la homotermia. Realiza una dieta que favorezca la producción de energía calorífica aumentando el consumo de carbohidratos -arroz, pasta o legumbres- y de alimentos con elevado contenido proteico como las carnes y el pescado.

    - La hidratación es importante pues con el descenso de las temperaturas y el viento, se pierde la sensación de pérdida hídrica. Además, deberá secarse correctamente para evitar resfrios después del esfuerzo, o de sudar.

  • Lo peor es el viento: aunque las temperaturas sean bajas, cuando llevamos un tiempo corriendo llegamos a un equilibrio térmico que suele ser agradable. Pero si ese día hay viento, la sensación térmica es peor, parece que nunca entramos en calor, por no decir que el sudor se nos queda helado en el cuerpo. A menos que tengamos ropa técnica para estas situaciones, yo desaconsejo salir a correr con mucho frío y viento, es mejor esperarse a correr otro día.
10372042 10152146540120779 8786564116474190217 n
  • Días de series y días de frío: si hacemos carrera continua, llegará un momento en el que alcancemos el equilibrio térmico. Pero, si hacemos series, el frío nos puede dar más fuerte en los períodos de descanso. En este caso, la recomendación es hacer series con recuperación activa, así al cuerpo no le da tiempo a enfriarse tanto.
  • Días imposibles, soluciones alternativas: si las temperaturas bajan del cero, correr se puede convertir en toda una hazaña. Para esos días, podemos buscar soluciones alternativas, como correr en la cinta del gimnasio, hacer una clase de spinning, aprovechar para entrenar la fuerza o hacer estiramientos.

No olvides llegar a tu casa y darte un buen baño después de correr para reducir el riesgo de padecer enfermedades respiratorias y ponete ropa abrigada. Si dejas que tu cuerpo se enfríe al terminar de hacer ejercicio podría impactar a tu salud.

1098342 591133814242988_1159101694_n

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 10:40
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 10:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"