El mundo contiene la respiración: ¿Se atreverá la Fed?

La Reserva Federal (Fed) estadounidense se enfrenta al desafío de buscar aire para enfrentar salidas financieras ante su inmensa deuda nacional.

La Reserva Federal (Fed) estadounidense mantiene su tasa de interés de referencia en un nivel cercano a cero desde diciembre de 2008. Algo que podría cambiar en la próxima reunión de este miércoles... o no.

Aumentar las tasas encarecería las hipotecas, ralentizaría las inversiones de las empresas y aumentaría los esfuerzos que tiene que hacer el gobierno estadounidense para financiar su inmensa deuda nacional. Pero también frenaría el exceso de dinero barato que inunda los mercados desde la crisis financiera de 2008 como consecuencia de la gran flexibilización monetaria que aplica la Fed.

El cambio de política del banco central estadounidense tendría además un impacto mucho más allá de la mayor economía mundial. Los costes de los créditos aumentarían en todo el mundo. Y sobre todo en los países emergentes, el flujo de capitales que ha ayudado a su crecimiento económico podría declinar.

La Fed anunció hace tiempo que habría aumentos en la tasa en 2015. No se descartan anuncios al respecto este miércoles, cuando el banco emitirá un informe de política monetaria, pero los expertos de Wall Street creen que el cambio vendrá más adelante.

"Con el endurecimiento gradual de la política monetaria estadounidense que se espera comience más adelante en 2015, se estima que los flujos de capital se reducirán y en general las condiciones financieras para los países en desarrollo se endurecerán moderadamente", alertó la semana pasada el Banco Mundial (BM).

El Fondo Monetario Internacional (FMI), la agencia hermana del BM, también consideró el 4 de junio que la Fed debería posponer el aumento de las tasas hasta que se fortalecieran los salarios y los precios.

"El cambio en las presiones inflacionarias sugiere que el aumento en las tasas de interés puede esperar un poco", dijo la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, "y que ese aumento sería mejor que se produjera en 2016".

En los últimos 12 meses, el índice de precios al consumidor bajó un 0,2 por ciento en medio de la importante caída del petróleo. Pero, la inflación subyacente -es decir, la que excluye los volátiles precios de los alimentos y la energía- fue de un 0,3 por ciento en abril, su mayor nivel en dos años.

William Dudley, presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, una de las 12 entidades regionales que integran la Fed, dijo que en su opinión habrá un aumento de la inflación.

Dudley es una de las personas que votan en el Comité de Política Monetaria de la Fed, que se reúne este martes y miércoles en Washington. "Sigo pensando que es probable que las condiciones sean apropiadas para comenzar una normalización de la política monetaria más adelante este año", dijo. "Pero la probabilidad y el momento dependerán de las perspectivas económicas y serán definidas en gran medida por los datos económicos futuros".

El desempleo aumentó en mayo 0,1 puntos porcentuales hasta el 5,5 por ciento, pero la tasa de abril, de un 5,4 por ciento, fue la menor en siete años. La tasa desestacionalizada de desempleo, que se basa en un estudio a más largo plazo de los hogares, ha bajado respecto del 6,3 por ciento en mayo de 2014 y tras llegar a un pico de un 10 por ciento en plena crisis, en octubre de 2009.

A su vez, el recuento de las personas empleadas que realiza el gobierno por separado mostró que el número de nuevos contratos aumentó en mayo en 280.000, la mayor cantidad este año y por encima de la media anual de 251.000 al mes.

El duro invierno contribuyó a que la economía estadounidense se contrajera a una tasa anualizada de un 0,7 por ciento en el primer trimestre de 2015, pero en abril la Fed dijo que espera que haya una expansión a "un ritmo moderado" en el resto del año, tras un mal resultado debido a "factores transitorios".

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, a quien algunos acusan de no hacer frente suficientemente a los riesgos relacionados con la inflación, señaló en un discurso el mes pasado que esperar a que el empleo y la inflación lleguen a las marcas deseadas podría "sobrecalentar la economía".

Pese a ello, subrayó que sigue buscando "la continua mejora" en el mercado de trabajo y una mayor confianza en que la inflación llegará a la meta del dos por ciento de la Fed.

"Si la economía sigue mejorando como espero, pienso que será apropiado en algún momento de este año dar el primer paso para aumentar las tasas", añadió, "y comenzar el proceso de normalización de la política monetaria".

Fuente: Frank Fuhrig, Dpa.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 09:34
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 09:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"