Fracasaron las negociaciones entre Grecia y la UE

El Banco Central Europeo suspendió las reuniones con el gobierno griego debido a las fuertes discrepancias por las reformas económicas.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, interrumpió una ronda de negociaciones que los acreedores mantenían con Grecia sobre la crisis de deuda por las diferencias entre las partes en relación a las reformas que debe emprender Atenas.

"Aunque se han hecho algunos avances, las conversaciones no tuvieron éxito, ya que continúa habiendo diferencias significativas entre los planes de las autoridades griegas y los requisitos conjuntos de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)", indicó un portavoz de la Comisión.

Las negociaciones deberán continuar esta semana en una reunión del eurogrupo. Los 19 ministros de Finanzas de la eurozona se encontrarán el jueves en Luxemburgo.

"El presidente Juncker sigue convencido de que con un mayor esfuerzo reformista del lado griego y la voluntad política de todas las partes podrá encontrarse una solución para fin de mes", señaló el vocero.

La parte europea del programa de ayudas para Grecia vence el 30 de junio. Los acreedores exigen a Atenas una serie de reformas para entregarle un nuevo tramo de ayudas por 7.200 millones de euros (unos 8.100 millones de dólares), sin los que Grecia podría entrar en cesación de pagos.

Además, el 30 de junio Atenas debe pagar 1.600 millones de euros al FMI, después de que el gobierno griego acordara unificar en esa fecha todos los vencimientos de deuda del mes.

El sábado, un representante de Juncker se reunió con Nikos Papas, estrecho colaborador del primer ministro griego, Alexis Tsipras. El presidente de la Comisión solicitó que hoy se unieran representantes de todos los acreedores a las negociaciones, en un último intento por lograr un acuerdo antes de la apertura de los mercados el lunes.

Entre los planes del gobierno griego y de los acreedores hay una distancia de unos 2.000 millones de euros anuales, que representan entre el 0,5 y uno por ciento del producto bruto interno (PIB) del país, explicó el portavoz de la Comisión, que consideró que las propuestas de Atenas siguen siendo "incompletas.

"El gobierno reitera que, sin lugar a dudas, no se aceptará un recorte en las jubilaciones y salarios, ni aumentos - a través de un impuesto al valor agregado- en bienes esenciales como la electricidad", dijo una fuente del gobierno griego en condición de anonimato.

"(No se tomarán) medidas recesivas que socaven el crecimiento. Ese experimento duró demasiado", dijo la fuente, en relación a las medidas de ajuste implementadas por el gobierno anterior. Además aseguró que los recortes en las jubilaciones demandados por el FMI "afectarán a las clases más bajas y trabajadoras y (...) llevarán a un nuevo ciclo de recesión.

Los analistas sospechan que Grecia podría tener que dejar la eurozona si cae en bancarrota, lo que podría desestabilizar a su vez a la unión monetaria. Juncker alertó la víspera de las "devastadoras consecuencias" que tendría la salida de Grecia, conocida como "Grexit".

Los diarios griegos hablaron de "Horas dramáticas para el país" y destacaron que la fuga de capitales llegó a tal nivel que podría derivar en el establecimiento de medidas de control de capital.

El viernes, en una reunión a puertas cerradas, un grupo de trabajo de la eurozona debatió opciones para la crisis de Grecia, entre ellas los controles de capital, aunque aclaró que se trata de medidas que sólo podrían ser ordenadas por Atenas.

Fuente: DPA

Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 17:49
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 17:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"