Líder norcoreano tensa aún más las relaciones con China

Kim Jong Un no irá a las celebraciones por el 70 aniversario de la "victoria sobre el fascismo" en Pekín el 3 de septiembre. La relación, difícil.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, no acudirá previsiblemente a las celebraciones por el 70 aniversario de la "victoria sobre el fascismo" en Pekín el 3 de septiembre, en una decisión que empeora aún más las ya tensas relaciones de Corea del Norte con China, prácticamente su único aliado en el mundo.

"El 'respetado mariscal' se encuentra muy ocupado", dijo un alto funcionario del Comité Central del Partido de los Trabajadores en Pyongyang a dpa, al ser consultado si Kim Jong Un aceptaría la invitación.

El portavoz explicó que el líder norcoreano tiene mucho trabajo con los festejos por el fin del dominio colonial de Japón en agosto y los 70 años del Partido de los Trabajadores el 10 de octubre.

En China los analistas consideraron que se trata sólo de excusas y que la verdadera razón es que Kim no quiere tener que hablar en Pekín sobre la política atómica del país.

"Sólo es un pretexto", dijo el profesor Cui Yingjiu, de la Universidad de Pekín. "No sé por qué querría venir. Si lo hace no podrá evitar el tema nuclear" y "no hay nada de qué hablar", añadió en alusión a que Corea del Norte no quiere volver a la mesa de negociaciones.

Con una apertura poco habitual, el alto funcionario norcoreano calificó las actuales relaciones con China como "no muy buenas". En Corea del Norte hay enfado porque su vecino apoya las recientes sanciones. Por su parte, Pekín está molesto por el constante desarrollo de nuevas armas por parte de los norcoreanos y su negativa a volver a negociar.

"El líder de Corea del Norte es tan joven e inmaduro que su política es impredecible", señaló también el profesor Zhou Xiaozheng, de la Universidad del Pueblo de Pekín. Tampoco China tiene ninguna estrategia para conseguir hacerlo volver a la mesa de diálogo, y las perspectivas de desnuclearización son muy malas porque un joven gobernante "no quiere abandonar sus armas nucleares". Kim Jong Un sabe que con eso perdería gran parte de su poder.

Fuentes diplomáticas señalaron que China se está esforzando por atraer a visitantes extranjeros que asistan a la celebración, durante la cual serán coronados durante un desfile militar. Hasta ahora ha confirmado su asistencia el presidente ruso, Vladimir Putin. El líder norcoreano ya se negó a asistir a los actos por el fin de la Segunda Guerra Mundial en mayo en Moscú.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
20 de agosto de 2018 | 16:01
1
ERROR
20 de agosto de 2018 | 16:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"