Tsipras, Merkel y Hollande intensificarán diálogo sobre deuda griega

Alemania y Francia son los países más poderosos de la eurozona y los que más contribuyeron al paquete de rescate de 240.000 millones de euros, en 2010, para Grecia.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reunió hoy por la noche con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, con quienes acordó "intensificar" las negociaciones para lograr un acuerdo sobre la crisis de deuda griega.

"Hemos decidido intensificar las discusiones para que se puedan superar las diferencias pendientes, para que podamos alcanzar una solución en el futuro cercano", señaló Tsipras en la madrugada del jueves, tras el encuentro celebrado al margen de la II cumbre de la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en Bruselas.

Esta fue la segunda vez en tres semanas que los tres líderes europeos se reúnen para hablar sobre el estado de las negociaciones de Grecia con la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Moneario Internacional (FMI).

Alemania y Francia son los dos países más poderosos económicamente de la eurozona y están entre los que más contribuyeron al paquete de rescate de 240.000 millones de euros que permitieron desde 2010 que Grecia no entrara en bancarrota.

Tanto los portavoces de Tsipras como los del gobierno alemán dijeron que el encuentro en Bruselas, que duró unas dos horas, transcurrió en un clima "constructivo".

"Todos coinciden en que las conversaciones entre el gobierno griego y las instituciones deben continuar con mayor intensidad", señaló el vocero gubernamental germano.

"Creo que los líderes políticos europeos entienden que tiene que haber una solución que sea sostenible... que le dé a Grecia la posibilidad de regresar al crecimiento con cohesión social, pero también con una deuda sostenible", indicó Tsipras.

Atenas se encuentra en una situación delicada, ya que el programa de ayuda para el país expira a fines de junio y antes debería lograr un acuerdo con los acreedores, que reclaman una serie de reformas. De ser así, se podrían liberar 7.200 millones de euros que están prometidos y todavía no han sido desembolsados.

Además, Grecia deberá pagar a fines de junio 1.600 millones de euros al FMI, después de que la semana pasada acordara unir todos los vencimientos de deuda del mes juntos, para ganar así tiempo en sus negociaciones con los acreedores.

Merkel insistió más temprano en continuar las conversaciones con Grecia. "Queremos que Grecia siga en la zona euro", agregó la política conservadora. Y "donde hay voluntad, hay un camino", señaló. "Pero hay que trabajar con las tres instituciones y cada día cuenta", destacó.

Tsipras se reunió antes este miércoles sorpresivamente con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Se trató de un "breve y amistoso intercambio de opiniones", dijo una portavoz de la Comisión a dpa. Ambos políticos acordaron encontrarse nuevamente el jueves, indicó.

La televisión estatal griega reportó citando a la delegación en Bruselas que la conversación entre Juncker y Tsipras transcurrió bien. No se dieron a conocer detalles sobre su contenido.

El martes, Grecia presentó a Bruselas una nueva propuesta de las reformas que quiere emprender, pero fueron consideradas insuficientes por los acreedores. Los principales puntos de fricción siguen siendo el recorte de las pensiones y los objetivos presupuestarios del gobierno griego.

En tanto, la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's volvió a bajar hoy la nota a Grecia y advirtió que el país podría caer en cesación de pagos "en los próximos 12 meses" si no logra llegar a un acuerdo sobre su deuda con sus acreedores.

S&P bajó la calificación de Grecia de "CCC+" a "CCC", dentro del considerado nivel "basura" - de alto riesgo para los inversores- , y apuntó que las perspectivas para Atenas son negativas.

"Aún si se alcanza un acuerdo con los acreedores oficiales en las próximas dos semanas, no esperamos que dicho acuerdo pueda cubrir los requisitos de los servicios de deuda de Grecia más allá de septiembre", indicó la agencia.

S&P consideró que la deuda de Grecia será "insostenible" si no hay recuperación del crecimiento o si no se llevan adelante "profundas reformas del sector público".

Los retiros de los depósitos de los bancos griegos también "aumentan las posibilidades de que el gobierno pueda imponer controles de capital para contener nuevas pérdidas de depósitos y emita una moneda paralela junto al euro", añadió.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 09:11
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 09:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"