China pierde atractivo para las empresas europeas

Según un sondeo de la Unión Europea, hay previsiones pesimistas sobre crecimiento y rentabilidad. Las empresas europeas en China aplazan nuevas actividades y planean recortes.

Para muchas empresas europeas, China está perdiendo atractivo como destino de sus inversiones debido, sobre todo, a la desaceleración de su crecimiento económico, según se desprende del nuevo sondeo anual de la Cámara de Comercio de la Unión Europea (UE) sobre el clima empresarial en el gigante asiático, cuyos resultados fueron presentados hoy en Pekín.

Como consecuencia de las previsiones pesimistas respecto al crecimiento y la rentabilidad, las empresas europeas asentadas en China aplazan nuevas actividades y planean recortes para rebajar costes, sobre todo reduciendo sus plantillas, explicó en Pekín el presidente de la Cámara de Comercio de la UE, Jörg Wuttke.

El 44 por ciento de las empresas encuestadas calificó el lento crecimiento económico de China -un 7,0 por ciento en el primer trimestre del año, el registro más bajo desde la crisis financiera global de 2009- como el principal desafío. En el segundo lugar de las preocupaciones empresariales (un 24 por ciento) están los crecientes gastos de personal, que el año pasado ni siquiera figuraban entre los primeros diez motivos de preocupación.

Muchas empresas señalaron como problemas adicionales el mal estado de la economía mundial (el 24 por ciento), así como las barreras del mercado y las restricciones a las inversiones en China (el 23 por ciento). Los empresarios europeos en China se quejan de que, pese a todas las promesas del gobierno en Pekín, las condiciones de competitividad y el acceso al mercado no han mejorado. Además, lamentan que las reformas económicas anunciadas a bombo y platillo a finales de 2013 no se estén implementando.

La encuesta revela que "el optimismo sobre el crecimiento y la rentabilidad han caído al nivel más bajo registrado hasta ahora". "Mientras que normalmente (las empresas) ven el vaso medio lleno, ahora lo están viendo medio vacío", señala el estudio.

El 31 por ciento de las empresas dijo que no planea ampliar sus actividades en China, lo que supone seis puntos porcentuales más que el año pasado e incluso 25 puntos porcentuales más que en 2013. El 39 por ciento pretende reducir sus costes en China. De esta cantidad, casi dos tercios (el 61 por ciento) se propone reducir el personal. Al menos el 16 por ciento de la empresas está retirando inversiones de China para destinarlas a otros mercados en crecimiento.

Asimismo, a cada vez más empresas les resulta difícil enviar personal a China a causa de la elevada contaminación atmosférica. El 74 por ciento dijo que el esmog es uno de tres problemas al que se enfrentan para contratar a empleados talentosos. El 57 por ciento afirmó que sus negocios en China se ven perjudicados por la censura china en Internet.

Al igual que el año pasado, las empresas asentadas en China se quejan de un "entorno jurídico imprevisible" (el 57 por ciento), "problemas con las autoridades" (el 52 por ciento) y la "aplicación arbitraria de las disposiciones" (el 48 por ciento).

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 07:19
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 07:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"