PRI mantendría primer lugar en comicios en México

El partido gobernante de México perdería bancas en la Cámara de Diputados, pero podría conseguir la mayoría con una alianza con el Partido Verde

 El partido gobernante de México perdería asientos en la Cámara de Diputados, pero podría conseguir la mayoría de la mano de una alianza con el Partido Verde, según un conteo rápido sobre unos comicios en los que por primera vez sería electo un candidato independiente como gobernador de un estado.

El Partido Revolucionario Institucional o PRI se alzaría con el primer lugar de las votaciones del domingo, con lo cual obtendría entre 196 y 203 de los 500 asientos en la cámara baja, por debajo de los actuales 214, informó el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, al dar a conocer las tendencias del conteo.

Sin embargo, el Partido Verde -una fuerza política minoritaria que ha mantenido una alianza con el PRI y que ha sido señalada de reiteradas violaciones a la ley electoral, lograría un importante incremento y conseguiría entre 41 y 48 legisladores. Actualmente, tiene 27.

En caso de que esos dos partidos lograran la mayoría de los legisladores estimados, tendrían 251 en conjunto, lo que les daría la mayoría.

El PRI busca mantener la primera fuerza en el Congreso en momentos en que la popularidad del presidente Peña Nieto ha ido a la baja.

En una jornada electoral vista por algunos analistas como una prueba para el mandato del presidente Enrique Peña Nieto, los mexicanos salieron a las urnas para elegir 500 escaños de la Cámara de Diputados, las gobernaciones de nueve de los 31 estados del país, además de cientos de alcaldes y legisladores locales.

Más de 83 millones de electores estaban convocados a las urnas para renovar la cámara baja, aunque Córdova dijo que la participación fue de entre 47,25% y 48,51%.

Encuestas a boca de urna sobre las elecciones en los estados señalaron que el primer candidato independiente a gobernar un estado de México encabezaba las preferencias tras concluir las votaciones del domingo de elecciones parlamentarias y locales, marcadas por esporádicos incidentes de orden público ocurridos al sur del país.

La candidata del PRI del estado norteño de Nuevo León, fronterizo con Texas, se encontraba detrás del aspirante independiente Jaime Rodríguez, conocido como "El Bronco", quien tenía una ventaja de al menos seis puntos en un sondeo a boca de urna realizada por la cadena de televisión nacional TV Azteca.

La encuesta de la televisora, sin embargo, tuvo un margen de error de más menos 3,8 puntos porcentuales. Otros medios nacionales también le dieron una ventaja al candidato independiente.

La candidata del PRI, Ivonne Alvarez, reconoció que la votación estaba cerrada. La popularidad de Rodríguez ha sido atribuida al descontento generalizado de los votantes con los partidos políticos tradicionales, que se han visto manchados por diversos escándalos en los últimos años.

Rodríguez se mostró confiado de que el conteo oficial de votos confirme las tendencias que muestran las encuestas a boca de urna.

"Va a ser un gobierno ciudadano y Nuevo León será el inicio de esta segunda revolución mexicana que cambiará la conciencia", dijo el hombre en un mensaje a sus simpatizantes desde Monterrey, la capital estatal y la tercera mayor ciudad del país.

Esta es la primera ocasión en que se permite contender a candidatos no afiliados a ningún partido político, gracias a una reforma electoral aprobada el año pasado.

Pero aunque la atención se ha centrado en "El Bronco", en la contienda no hubo una importante participación de candidatos independientes, en parte por lo que varios críticos de la reforma señalaron como obstáculos que se quedaron en la reforma como, por ejemplo, el acceso a mucho menos financiamiento público comparado con el que reciben los partidos políticos.

Estas elecciones suelen atraer poca atención, pero en esta ocasión ha sido distinto por llamados a boicotear, diversos hechos de violencia previos y el descontento social hacia los políticos.

Al suroeste de México hubo la quema de material electoral y protestas, aunque en el resto de país las votaciones transcurrieron con relativa normalidad.

El presidente Peña Nieto dijo en un mensaje en cadena nacional tras el cierre de las urnas que pese a intentos de "desanimar a la población", varios millones salieron a votar en lo que calificó de un llamado para "rechazar la violencia y la intolerancia" en el país.

"Considerando los desafíos que enfrentaba esta jornada electoral, el balance es positivo", dijo antes el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova. Refirió de los más de 148.000 centros de votación, sólo no se instalaron unas 449.

Una misión de observadores de la Organización de Estados Americanos, encabezada por la ex presidenta costarricense Laura Chinchilla, señaló en un comunicado que vio una jornada tranquila en general, "a pesar de incidentes aislados que no afectaron el desarrollo integral del proceso electoral".

El gobierno federal realizó un gran despliegue del ejército, la marina y la policía federal sobre todo en los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, y realizó patrullajes tanto aéreos como terrestres en las zonas más conflictivas.

En Chiapas, Oaxaca, Guerrero hubo quema de boletas, urnas de votación y diferente material electoral, y se registraron protestas de quienes llamaban al boicot y hubo enfrentamientos esporádicos que concluyeron con la detención de 88 personas en Oaxaca y 11 en Chiapas, informaron sus respectivas fiscalías

Uno de los incidentes ocurrió en el municipio de Tixtla, en el sureño estado de Guerrero, donde estudiantes, maestros y padres de los 43 alumnos de magisterio desaparecidos en septiembre en ese estado, cuya escuela está en este municipio, se acercaron a las mesas de votación e intentaron convencer a los funcionarios para que les entregaran las boletas electorales, que después quemaron en protesta.

En Oaxaca, manifestantes con la cara cubierta vaciaron un camión con papelería electoral, boletas, urnas y mesas de votaciones en pleno zócalo y lo prendieron fuego a todo al grito de "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!", en alusión a los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero.

Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 16:09
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 16:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"