Grecia endurece su postura frente a la propuesta de acreedores

Atenas rechazó la propuesta de sus socios del euro y del Fondo Monetario Internacional para solucionar la crisis de la deuda de ese país.

El tira y afloja entre Grecia y sus acreedores prosigue después de que Atenas rechazase la propuestas de sus socios del euro y del Fondo Monetario Internacional (FMI) para solucionar la crisis de la deuda.

Son inaceptables y no puede establecer la base de un acuerdo, dijeron hoy fuentes del gobierno de izquierda. El jefe de gobierno Alexis Tsipras así se lo ha comunicado en conversación telefónica a la canciller Angela Merkel y al presidente de Francia, François Hollande.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ve con escepticismo un rápido acuerdo con Grecia. El gobierno griego todavía no se encuentra en el buen camino para poner en orden la economía y las finanzas del Estado, dijo en declaraciones a la televisión en La Haya el también ministro de Finanzas holandés. "Todavía estamos muy lejos y amenazan con apartarse más", agregó.

En vista de la falta de progreso en la negociación, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, criticó de forma inusualmente dura a la coalición de izquierdas Syriza de Tsipras.

El gobierno griego "crispa mucho", dijo el político alemán. El Ejecutivo, en el poder desde enero, asumió como herencia un enorme lastre. Pero no se puede comprender que los griegos más ricos hayan conseguido en plena crisis sacar más de 120.000 millones de euros fuera del país y que las grandes navieras no tributen. "Estoy hasta la coronilla", añadió.

En su lucha contra el impago, Atenas ha conseguido un respiro tras acordar con el FMI que pagará todas las cuotas de este mes de una sola vez a finales de junio, cuando tendrá que pagar 1.600 millones de euros. En teoría hoy tendría que haber pagado una cuota de 300 millones de euros.

Merkel y Hollande elaboraron una propuesta para Grecia junto con el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI. Tsipras presentó una contrapropuesta.

Los europeos y el FMI estarían dispuestos a aliviar las medidas de ahorro. Y los griegos podrían también recurrir a los 10.900 millones de euros reservados para rescatar los bancos en apuros. Además, del actual paquete de ayuda para Grecia todavía quedan 7.200 millones de euros que siguen retenidos.

Probablemente el programa de ayuda se prolongue más allá de este mes. A cambio, los acreedores quieren que se recorten las pensiones, privatizaciones y cambios en el IVA.

Atenas apuesta sin embargo por medidas de ahorro menos rigurosas. El país rechaza más recortes de pensiones y de salarios. Además pide una nueva refinanciación de la deuda y un plan de inversiones.

Tsipras está dispuesto a subir los impuestos y crear tasas extraordinarias como el impuesto solidario o el impuesto de lujo. La prensa griega estima que las propuestas de Atenas aportarán a las arcas estatales 1.800 millones de euros. Las propuestas de los acreedores supondrían 3.000 millones de euros.

En tanto, en Berlín el gobierno rechazó las especulaciones sobre desavenecias entre Merkel y su ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble. "La canciller y el ministro de Finanzas trabajan muy bien juntos", dijo el jefe de gobierno Steffen Seibert, sobre todo en el tema de Grecia. Y de forma similiar se manifestó el portavoz de Schäuble, Martin Jäger: Ambos trabajan de forma estrecha y con plena confianza. Insistió en que Schäuble sí había sido informado de la minicumbre en Berlín con Tsipras. El diario alemán "Bild" había señalado que Merkel había organizado la reunión sin informar a Schäuble.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 14:22
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 14:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"