El Bronco: Un “rebelde»” quiere gobernar el estado más rico de México

Las encuestas lo colocan como un serio aspirante a ganar el voto de los 3,5 millones de convocados a las urnas en Nuevo León, cuya capital es Monterrey, sede de grandes empresas.

Le dicen "El Bronco" y él mismo ha cimentado su fama de rebelde. "Soy como un potro que no se deja domar", se define. Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, sobreviviente de dos atentados, puede convertirse el domingo en el primer gobernador independiente de México.

Rodríguez, de 57 años, dice que "el reino de los cielos es de los arrepentidos". Así explica su decisión de dejar el Partido Revolucionario Institucional (PRI, centro) después de 33 años para encarnar el descontento ciudadano y competir sin partido por la gobernación del próspero estado de Nuevo León, en el norte de México.

Ex alcalde del municipio de García (2009-2012) en los años más duros de violencia del crimen organizado, salió ileso de dos ataques del cártel de los Zetas durante su gestión, con un mes de diferencia.

Las encuestas lo colocan como un serio aspirante a ganar el voto de los 3,5 millones de convocados a las urnas en Nuevo León. Esa entidad, cuya capital es Monterrey -sede de grandes empresas como Cemex y Bimbo- ha sido gobernada en toda su historia sólo por el PRI y el Partido Acción Nacional (PAN).

En los comicios de mitad de mandato del 7 de junio se elegirán diputados federales, nueve gobernadores, alcaldes y diputados locales. Por primera vez pueden participar independientes.

Después de haber renunciado el 14 de septiembre al PRI, "El Bronco", ingeniero agrónomo de profesión, es ahora el mayor rival de la candidata de ese partido y ex alcaldesa de Guadalupe, Ivonne Álvarez.

Este hombre de sombrero, botas y marcado acento norteño, originario del municipio rural de Galeana, lleva el apodo de "El Bronco" desde joven y lo ha usado estratégicamente en su campaña llamando a su movimiento la "broncomanía".

Su carácter retador lo posicionó en los principales titulares de noticias en 2011 cuando siendo alcalde de García le declaró la guerra a la delincuencia organizada. "Me quieren matar porque aquí no dejamos que entren malandros", decía.

Su hijo mayor fue asesinado y también perdieron la vida uno de sus escoltas y el secretario de Seguridad de su administración, el general brigadier Manuel Martínez.

Casado y padre de siete hijos, fue acusado por su primera esposa de maltrato y el ex presidente Felipe Calderón comparó su estilo con el del ex mandatario venezolano Hugo Chávez.

"Ese tipo de perfiles terminan siendo gobiernos autoritarios", sentenció Calderón, a lo que "El Bronco" respondió que no se parecía en nada a Chávez: "Él está muy feo".

Para el presidente del PAN, Gustavo Madero, Rodríguez es "un candidato inflado". "Te lo venden como un candidato independiente que reta al sistema cuando es un producto del sistema, 33 años de priísta. No queda como candidato y hace su rabieta", afirmó.

Con menos recursos para su campaña que los partidos políticos, Rodríguez ha suplido los comerciales en radio y televisión con videos de sus eventos y discursos grabados con teléfonos móviles y difundidos por las redes sociales.

Asegura que su "ejército" de simpatizantes se conforma de 27.500 voluntarios a los que ha convocado mediante su página de Facebook. Éstos lo han apoyado donando gasolina, pintando bardas y haciendo publicidad con sábanas y palos de escoba.

En un hecho sin precedentes y ante la incredulidad de los demás candidatos, "El Bronco" encabeza varias encuestas de intención de voto. El diario "El Universal" lo colocó el lunes en "empate técnico" con Álvarez con el 39,7 por ciento frente al 36,9 por ciento de la priísta, seguidos por el panista Felipe de Jesús Cantú con el 20,8.

El candidato del Movimiento Ciudadano Fernando Elizondo Barragán declinó a favor de Rodríguez, al igual que el candidato del partido Encuentro Social Raúl Guajardo.

De camisa blanca, chaleco café y con sus características botas, "El Bronco" cerró el domingo ante unos 16.000 simpatizantes su campaña en el centro de espectáculos Arena Monterrey con la promesa de "curar" a Nuevo León de la enfermedad del bipartidismo y la corrupción.

"No soy Santa Clós ni Superman pero solucionaré los problemas de la entidad y les voy a dar vacaciones por seis años a los partidos políticos", prometió.

Fuente: Gabriela Espinoza, Dpa.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 06:50
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 06:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"