Desde trucos fiscales hasta Grecia: el G7 en la recta final

Los ministro de Finanzas de los siete países más industrializados del mundo -el G7-, operan junto a ejecutivos del FMI, el Banco Europeo y la Comisión Europea.

Tras dos días de discusiones "intensas", los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del grupo de los siete países más industrializados del mundo (G7) mantienen hoy su última sesión de trabajo de una cumbre calificada en todo momento como "una lluvia de ideas".

Crecimiento sostenible sin nuevo endeudamiento, regulación de los mercados financieros, fin de los trucos fiscales de las grandes empresas internacionales o lucha contra la vías de financiación del terrorismo son los temas que han marcado la agenda de esta reunión de dos días en Dresde, en el este de Alemania.

Mientras, la crisis griega, un tema fuera de agenda, se coló pisando fuerte en la reunión debido a la presencia de los acreedores internacionales del gobierno heleno: el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea.

Unos días antes, Alemania ya dejó claro que su objetivo de este encuentro era imponer su política de un crecimiento sostenible sustentado en reformas estructurales y no en nuevo endeudamiento.

El jueves, el G7 -formado por Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos y Japón- se mostró de acuerdo en que ése es el camino y que no hay alternativa alguna a la necesidad de emprender reformas.

En el ámbito de los impuestos, el G7 debatió sobre la necesidad de emprender más pasos para luchar contra la evasión fiscal más allá de que a finales de este año entre finalmente en funcionamiento el paquete de medidas contra maniobras fiscales de las grandes empresas (BEPS, por sus siglas en inglés) acordado por el G20.

A partir de finales de 2015 los países comenzarán a intercambiar de manera automática información para evitar las prácticas por las que las multinacionales evitan pagar al fisco trasladando sus ganancias de un país a otro.

Asimismo, indicaron que empiezan a verse "los primeros frutos" del acuerdo para intercambiar de forma automática información fiscal que firmaron el año pasado 51 países y que se irá implementando hasta 2018. La delegación alemana informó que sólo el anuncio del acuerdo ha hecho aflorar bienes en el extranjero que hasta ahora no habían sido declarados.

En el ámbito de los mercados financieros, los participantes en el G7 debatieron sobre un nuevo manual de conducta para los bancos "Banker's Code of Conduct".

Mientras, hoy el G7 analizará cómo combatir la financiación de los grupos terroristas como, por ejemplo, el Estado Islámico (EI). Quieren, entre otras cosas, acabar con el saqueo de antigüedades como fuente de financiación o con los agujeros existentes que hacen posible transacciones financieras entre países sin que se puedan detectar. Asimismo, quieren que los países puedan congelar los activos de los terroristas rápidamente.

Otro de los temas que tratarán hoy será la difícil situación económica en Ucrania y la crisis en Grecia, que acaparó el jueves gran parte de la atención por las informaciones cruzadas entre el gobierno heleno que habla de un acuerdo inminente y los acreedores internacionales que insisten en que aún queda mucho por hacer.

La cumbre concluye al mediodía con una serie de ruedas de prensa de algunos de los participantes y de Alemania, en su papel de anfitrión, para hacer un balance de estos dos días centrados en ser un intercambio de ideas y sin ninguna intención de alcanzar acuerdo alguno.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales llegaron el miércoles a la tarde a Dresde, en el este de Alemania, para preparar la cumbre de líderes del G7 el próximo 7 y 8 de junio en el castillo de Elmau, en Baviera.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
17 de junio de 2018 | 20:36
1
ERROR
17 de junio de 2018 | 20:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"