Mañana abre el mirador del World Trade Center

Se llama One World Observatory y Nueva York estará a sus pies. La entrada cuesta 32 dólares para adultos y 26 para niños. Abundan los controles de seguridad.

Hace casi 14 años que no se podía contemplar esta vista sobre Nueva York, desde el sur de la metrópolis hasta Harlem pasando por el Empire State Building y Central Park. O, del lado contrario, el puente de Brooklyn y la Estatua de la Libertad. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 redujeron a escombros el World Trade Center, el único punto de la ciudad desde el que disfrutar de esta panorámica.

Sin embargo, la espera ha llegado a su fin: mañana abre sus puertas el mirador del nuevo World Trade Center, bautizado como el One World Observatory. "Esperamos tener unas 10.000 visitas en los días buenos", afirma el presidente de la empresa gestora, David Checketts. Según calcula, cada visitante permanecerá de media una hora, comerá o comprará algo. "Para cada cual será una experiencia especial", añade.

One World Observatory Mirador World Trade Center


Ésta comienza ya desde la misma entrada. El precio para acceder al mirador es de 32 dólares, 26 para los niños, de manera que una familia de cuatro miembros tendrá que desembolsar más de 100 dólares antes de pasar los controles de seguridad. Cuando pase su ticket por el lector óptico, recibirá un saludo en su idioma, su país se iluminará en un gigantesco globo terráqueo y aparecerá una conexión entre su patria y Nueva York.

"Voices" es el nombre del siguiente espacio, en el que ingenieros, arquitectos y trabajadores narran a través de videos cómo fue la construcción del nuevo World Trade Center. "Yo hago lo mismo que hizo mi padre en el primero: las vigas de acero", cuenta en uno de ellos Thomas Mehalick. El inspector de obras Mark Berger compara la torre con criar a un niño: "Hace falta una buena dosis de fuerza y paciencia. Pero después no se puede estar más orgulloso". "Hemos devuelto a Nueva York lo que le robaron", añade el empleado Jorge Aboledo.

El atentado está presente, aunque aquí no cobra protagonismo, pues para eso hay un museo y un monumento conmemorativo a la vuelta de la esquina. En el nuevo World Trade Center nadie quiere recordar al visitante aquel horror antes de que el ascensor lo eleve casi 400 metros a toda velocidad. "Es el ascensor más rápido de Occidente", afirma Dave Kersher, del servicio de asistencia al visitante. "1.250 pies en 47 segundos", es decir, casi 23 kilómetros por hora. Normalmente, se considera que un ascensor es rápido cuando llega a un tercio de esa velocidad.

One World Observatory Mirador World Trade Center


Aunque no está hecho de cristal, las pantallas dan esa sensación. Al montar, el visitante comienza contemplando una pradera, pero a medida que va ascendiendo surgen colinas, casas y, finalmente, rascacielos, hasta convertirse en testigo de los 500 años de historia de Manhattan. Durante un breve lapso de tiempo se contempla también el antiguo World Trade Center.

En la planta 102 aún queda por ver una película típicamente estadounidense, hasta que de pronto la pantalla se abre y aparece una de esas vistas que quitan el aliento. Todo Manhattan, toda Nueva York, está de pronto a los pies del visitante, con sus islas, sus puentes y sus ríos, Nueva Jersey y, por supuesto, la Estatua de la Libertad. Son necesarios unos segundos para tomar consciencia de la panorámica que se presenta ante los ojos.

One World Observatory Mirador World Trade Center


Según Kershner, del servicio de atención a los visitantes, el mirador se encuentra a unos 380 metros sobre Manhattan y desde él se pueden contemplar una distancia de hasta 80 kilómetros. "Y lo mejor: lo que se ve es Nueva York". De hecho, la panorámica ofrece por todas partes un elemento mundialmente conocido: la sede de la ONO y el puente de Brooklyn, los barcos a Staten Island, Times Square, el edificio Chrysler, Wall Street y, por supuesto, el Empire State.

"Es muy bajito", dice con cierto orgullo Kershner sobre el emblemático edificio. Pero, ¿quién piensa en la rivalidad entre ambas torres justo cuando se encuentra en el mayor rascacielos del mundo occidental, contemplando una de las ciudades más fascinantes del mundo? De momento, hasta que mañana se abran sus puertas, el One World Observatory lleva ya centenares de tickets vendidos.

Fuente: Chris Melzer, Dpa. 

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 16:20
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 16:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"