¿En quién cree el papa Francisco?

El diario oficial del Vaticano subrayó el avance de los movimientos sociales en Europa con Podemos. El pensamiento del Papa argentino y su influencia en las piezas políticas en el mundo. Su próximo encuentro con delegados de movimientos sociales internacionales en Bolivia y lo que dijo Gianni Vattimo en MDZ. El Papa de los "puentes".

El papa Francisco desorienta a propios y extraños, pero también convence a sectores que antes estaban en pugna. En Europa no dejan de preguntarse quién es, en realidad, Jorge Bergoglio. Empezando por la polémica lanzada desde Argentina por Horacio Verbitsky en torno a su presunta pasividad durante la dictadura, que se le volvió en contra como un búmeran, hasta sus posturas internas, al rehabilitar al impulsor de la Teología de la Liberación, el peruano Gustavo Gutiérrez, o al entablar un vínculo profundo con el Opus Dei, al punto de que la orden creada por Escrivá de Balaguer lo elogia y ensalsa cuantas veces tenga la oportunidad de hacerlo. Canonizó en simultáneo a Juan Pablo II, por derecha, y a Juan XXII, por izquierda. Y llevó a la condición de beato al ex arzobispo de El Salvador, Oscar Arnulfo Romero, levantado como estandarte por la izquierda, pero defendido como propio por sectores conservadores de la Iglesia y en el medio, el pontífice criticado por haber "descafeinado" la imagen del sacerdote al momento de entronizarlo.

Peronista al fin, quien no entienda al peronismo tampoco comprenderá el accionar fuera de la lógica clásica del Vaticano, la curia y hasta de la ciencia política europea de Francisco. Sobre todo, sus vínculos múltiples, su condición de "puente", pero por sobre todo, su afán por la actualización cultura (en el amplio sentido del término) y el sentido de oportunidad para instalar a la religión de la cual es su líder como un movimiento que no deja de crecer y multiplicarse en un mundo complejo y multicultural.

Es con ese contexto que hay que decodificar el artículo del diario oficial de la Santa Sede, L'Osservatore Romano, que subrayó en su edición el avance de los movimientos sociales organizados políticamente en España, detrás de Podemos, Ciudadanos y todas las configuraciones frentistas que adoptaron a lo largo de la Península Ibérica.

Algunos de los términos utilizados por el diario que oficia de vocero del Vaticano son claves para entender que hay una ligazón con lo que sucede en España:

- "Los resultados de las elecciones autonómicas y municipales en España plantean nuevos escenarios aún difíciles de descifrar".

- (...) "las formaciones Podemos y Ciudadanos, hasta ayer consideradas simples expresiones de tendencias euroescépticas, entran por derecho en las instituciones locales".

- (...) "aunque (el PP) ha sido el partido más votado, pierde la hegemonía de los últimos 20 años y casi tres millones de votos".

- (...) "ascenso imparable de Ciudadanos, que se convierte en la tercera fuerza política del país", y de Podemos, "el partido que en las elecciones europeas de 2014 obtuvo por sorpresa el 8% pero que no tenía una lista propia".


Además, L'Osservatore cita unas declaraciones de Pablo Iglesias, el líder de los "indignados", quien dijo que "quien ha aplicado la política de los recortes deberá dar un giro de 180 grados porque es lo que quiere la gente". El diario oficial del Vaticano señala que Podemos "tiene la mano tendida para dialogar con todos los partidos que apliquen tolerancia cero contra la corrupción y defiendan los derechos sociales".

¿Es la primera vez que el papa Francisco mueve al Vaticano hacia una cercanía con los movimientos sociales, los sectores emergentes de las sociedades en crisis o aquellos que ya hay llegado a conquistar el poder, alterando la tradición de muchos países?

No.

Ya tendió lazos con los sectores que llevaron a Evo Morales al gobierno en Boilivia y consagrará ese vínculo el 9 de julio, cuando hable en la asamblea de cierre del Congreso Mundial de Movimientos Populares que el propio presidente de origen aymara parece haber organizado exprofeso para la visita del papa Francisco a su país. Le ha concedido las palabras de cierre en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra y ya trabajan los documentos para ese momento junto al Pontificio Concilio de Justicia y Paz del Vaticano. Unos 3 mil delegados de movimientos sociales de todo el mundo serán parte de la conferencia, pero durante la visita del pontífice a Bolivia se estima en dos millones la cantidad de personas que acudirán a verlo y escucharlo entre el 8 y el 10 de julio.

¿Y los vínculos con Podemos?

Al partido político nutrido por los "indignados" españoles, que fueron catapultados a la política fundamentalmente por los desalojos (desahucios) por no poder afrontar las cuotas de la burbuja hipotecaria española, le cae bien Jorge Bergoglio aunque no tanto el papa Francisco. mejor dicho: es un partido no clerical, que no está de acuerdo con la estructura eclesiástica ni sus jerarquías, pero que aplaude muchas de las iniciativas políticas del pontífice.

El caso paradigmático -y que puso en un brete al líder del espacio, Pablo Iglesias con su propio partido- fue cuando el papa visitó el Parlamento Europeo, en noviembre del año pasado. Allí ofreció un discurso en la que Francisco preguntó: "Qué dignidad podrá encontrar quién no tiene qué comer o el mínimo necesario para vivir o el trabajo que le otorga dignidad".

Pablo Iglesias reaccionó en las redes, aplaudiéndolo: "¡Bien Bergoglio!", exclamó.

La izquierda no lo quiere. Pero Podemos y sus amigos, sí. La izquierda desconfía. Pero los gobiernos catalogados como tales, en Latinoamérica, enrolados en el "chavismo" o el "bolivarianismo", se respaldan en él. 

Inclusive, días atrás, en diálogo con MDZ, el filósofo de izquierda cristiano Gianni Vattimo, dio a entender que Bergoglio llegó al papado como parte del coletazo de la fuerza de Latinoamérica y su emergente político de la época.

  ¿En quién cree Francisco?, es la pregunta que se podrían estar realizando no solo sus adversarios más agrios dentro de la curia, sino muchos de los líderes mundiales que estrechan su mano y posiblemente teman o confíen -de acuerdo a sus intereses geopolíticos- su influencia política en el mundo. Como la tuvo Juan Pablo II, a otra escala, bajo otro paradigma.

Opiniones (6)
26 de abril de 2018 | 21:44
7
ERROR
26 de abril de 2018 | 21:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Con todo lo que genera a favor y en contra el peronismo, como quedan aquellos ultraantiperonistas y ultrasuperpapistas ante esta posibilidad más que probable de un papa con ideas políticas cercanas a ese movimiento, una encrucijada más que complicada.
    6
  2. Rogelio 1963...mi sincero reconocimiento a tan acertado pensamiento. ..lo comparto plenamente y vos lo has expresado de una forma por demas clara y solo agrego q no te gastes en fundamentar filosoficamente tus dichos. ..estan basados en el obrar honesto y sincero del Papa, suficiente. ..
    5
  3. Si se porta como peroncho, la ca...g.
    4
  4. tatekieto, creo que hay cosas que nos has entendido. Entiendo en parte lo que decís, y eso va para el papa, para un presidente (que es de todos una vez electo) para un gobernador o para un jefe sindical. Claro que hoy es el jefe de la Iglesia Católica, pero nunca se pondrá desprender de sus pasiones, de su individualidad, ningún hombre en este mundo puede diluirse en el deseo, la forma de pensar y actuar de los millones de seres que representa. Si no mantiene su individualidad, pasa al plano de lo forzado, de la hipocresía. Nunca dejará de ser de San Lorenzo (para poner un ejemplo simple) por más católicos que haya de Huracán de Parque Patricios. No va a quedar bien con los demás renunciando a lo que siente, a lo que piensa, a lo que filosóficamente desde lo social ha sido su formación. Ya hemos tenido muchos ejemplos de obispos que al quedar bien con todo el mundo en temas sencillos llegan a necesitar del "besa mano o anillo" para obtener su autoridad. Jorge Bergoglio es peronista y estando en ese espacio de pensamiento tiene una visión mucho más amplia de lo que sólo significa plantarse en la izquierda, en la derecha o en el centro. Se trata de una forma de vivir, actuar y pensar, y la lleva a la práctica con todo respeto por lo que no piensan como él. nadie lo subestima al decir que tiene un línea de pensamiento desde lo político que prioriza lo social y el abarcar un espectro mucho más amplio que la visión obtusa de quienes no toleran otras formas de pensar. No tengo la capacidad para argumentar filosóficamente lo que digo, sólo siento que no es pecado que sea peronista y que el ser peronista lo inhabilite a actuar como jefe de nuestra Iglesia.
    3
  5. Peronista al fin... creo que no es así. Desde el día que es elegido, el Santo Padre es el Pontífice de toda la iglesia; dejando atrás toda visión parcial y menos todavía, partidista anterior. La cristiandad pasa a ser su patria. No lo subestimen.
    2
  6. yo creo que lo que "EL CREE" es en que es hora de dejar de ver a JESUS como una estatua de yeso y obrar lo mas parecido a lo que el mismo CRISTO hubiera hecho si le tocara vivir en estos "particulares momentos de nuestra historia"...sentido comun, que le dicen...no?
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec