Calamidad por avalancha que deja 61 muertos en Colombia

La creciente se produjo cuando el arroyo Liboriana, que atraviesa una zona rural de Salgar en la que habitaban cerca de 800 personas, se desbordó.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, declaró hoy la calamidad pública en el municipio de Salgar, en el departamento de Antioquia (noroeste), en donde el desbordamientos de un arroyo ha dejado al menos 61 muertos, decenas de heridos y más de 300 desaparecidos.

La creciente se produjo en la madrugada de este lunes cuando el arroyo Liboriana, que atraviesa una zona rural de Salgar en la que habitaban cerca de 800 personas conocida como Las Margaritas, se desbordó a causa de las fuertes lluvias que azotan esa región del país y arrasó con lo que había a su paso.

Santos llegó al lugar y tras realizar un sobrevuelo en compañía del gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, y algunas autoridades locales, hizo la declaratoria de calamidad pública para "tener la flexibilidad de utilizar recursos de la Nación y así ayudar a los afectados".

El jefe de Estado confirmó que las lluvias fueron las causantes de la creciente que generó el desprendimiento de varios arroyos y explicó que los cadáveres serán trasladados a Medellín, capital de Antioquia, en donde existen "todas las capacidades técnicas" para su identificación.

"Los cadáveres tienen que trasladarse a Medellín, no se dejan aquí porque no existen las capacidades técnicas para mantenerlos aquí e identificarlos y regresar los cadáveres de todos los que quieran que sean enterrados aquí, la Policía con el Instituto de Medicina Legal se encargaran de esto", indicó.

La Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) confirmó que de acuerdo con el último reporte "se registran 61 personas fallecidas y 333 damnificados, entre ellos 116 niños", que están siendo ubicados en albergues temporales.

"Las operaciones de búsqueda y rescate en el municipio de Salgar se intensifican y se cumplen los procedimientos para que la Ayuda Humanitaria llegue a los afectados lo antes posible", señaló en un comunicado el organismo adscrito a la Presidencia.

Asimismo, la UNGRD detalló que al poblado llegaron 25 carro-tanques con agua para suministrar el líquido debido a los daños que sufrió el acueducto. Además, señaló que al menos 500 kits de ayuda humanitaria llegaron para los damnificados.

La alcaldesa del poblado ubicado unos 523 kilómetros al noroeste de Bogotá, Olga Osorio, dijo que "las casas y edificaciones que estaban ubicados en al menos diez kilómetros a lo largo del arroyo están totalmente desaparecidas".

Imágenes captadas por medios televisivos muestran un panorama de desastre. En medio del lodo se pueden identificar electrodomésticos y enseres. Versiones de sobrevivientes indican que es posible que familias completas hayan sido arrastradas por la creciente cuando dormían.

Por su parte, el director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), Omar Franco, advirtió que las lluvias en la región continuarán con la misma intensidad por lo que es importante mantener las alertas.

"Esa precipitación cayó prácticamente en los últimos tres o cuatro días y logro concentrar mucha lluvia en poco tiempo y por supuesto la saturación del cielo", explicó Franco.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
17 de junio de 2018 | 19:32
1
ERROR
17 de junio de 2018 | 19:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"