Niños secuestran, torturan y matan a otro en un “juego”

La víctima, de 6 años, fue enterrada. Conmoción y dolor en México. Deciden qué hacer con los agresores, de 11 a 15.

 La Fiscalía de Chihuahua, estado fronterizo con Texas, informó este fin de semana que un grupo de niños de 11 a 15 años secuestraron, torturaron, asesinaron y sepultaron a otro menor, este de 6 años, cuando “estaban jugando”.

Las autoridades consideraron el suceso como un ejemplo preocupante de “descomposición social”, y expertos en infancia corresponsabilizan al gobierno de esta situación y urgen a presentar una “estrategia nacional” contra todas las formas de violencia hacia los menores.

La Fiscalía estatal, en un comunicado emitido a última hora del sábado, explicó que los sucesos tuvieron lugar la tarde noche del jueves en un barrio marginal de la ciudad de Chihuahua, cuando dos niñas de 13 años, un niño de 11 años y dos adolescentes de 15, “todos vecinos y conocidos entre sí, estuvieron jugando” con Cristopher Raymundo Márquez, de 6 años.

“Lo amarraron y le pusieron una vara en el cuello con el que lo semiasfixiaron, y cuando el menor cayó al suelo le arrojaron piedras, le encajaron una navaja en la espalda y, una vez sin vida, lo arrastraron hasta donde depositan el cuerpo”, indica la nota.

Según el testimonio de los menores, que confesaron su crimen, una vez que habían matado al pequeño, hicieron una “excavación superficial” en el “cauce de un sinuoso arroyo ubicado en la colonia Laderas de San Guillermo” –una zona de la ciudad limítrofe con la prisión estatal–, cubrieron el cadáver con tierra y colocaron encima “maleza y un animal muerto para que no llamara la atención”.

La madre de la víctima denunció la desaparición de su hijo el viernes y fue entonces cuando las autoridades iniciaron su búsqueda y ubicaron a los menores agresores, quienes, después de entrar en contradicciones sobre lo sucedido, confesaron el crimen. El cadáver fue localizado el sábado.

Se presentaron cargos penales contra los dos niños de 15, mientras que los otros tres de 11 y 13 años fueron dejados en manos de la Procuraduría y del Sistema de Desarrollo de la Familia, encargados de dar tutela pública a los menores “por la omisión de cuidados” de sus respectivas familias. La Fiscalía mostró su preocupación ante un homicidio que “constituye, más que un problema policíaco, un factor de descomposición social”.

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 13:01
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 13:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"