Netanyahu y su cuarto gobierno: promete “luchar por la paz”

El primer ministro israelí presentó hoy su nuevo gabinete de gobierno y prometió cuidar la seguridad, “luchar por la paz y reducir las brechas económicas”.

Netanyahu había pedido previamente retrasar por varias horas la presentación de su gobierno después de días de obstrucciones por parte de la oposición y largas conversaciones con miembros de su propio partido Likud, nacionalista y de derecha, sobre quién debería asumir cada puesto ministerial.

La sesión parlamentaria especial para tomar juramento a su cuarto gobierno estaba prevista para las 19:00 horas (16:00 GMT), pero comenzó dos horas más tarde.

El presidente israelí, Reuven Rivlin, llegó al Parlamento (Knesset) a las siete de la tarde. Finalmente tuvo que regresar a su casa y volver más tarde al Parlamento.

El partido Likud de Netanyahu superó las expectativas al obtener 30 escaños en las elecciones de marzo, con lo que se convirtió en la fuerza más votada al Parlamento de 120 asientos. Sin embargo, las negociaciones de coalición fueron complejas, ya que cada socio reclamaba para su partido puestos ministeriales clave.

Netanyahu llamó al líder de la oposición, Itzhak Herzog, a sumarse a su gobierno y ayudar a implementar amplias reformas electorales para sacar a Israel de la inestabilidad política, lo que se tradujo en nuevas elecciones prácticamente cada dos años.

"Nuestro sistema de gobierno alienta demandas exageradas" por parte de los potenciales socios de coalición, dijo.

Netanyahu anunció que se iba a quedar con varios puestos, incluyendo el de ministro del Exterior, con el fin de ampliar la coalición más adelante.

Moshe Yaalon, del Likud, seguirá siendo ministro de Defensa, mientras que otro antiguo miembro del partido, Silvan Shalom, fue designado ministro del Interior y viceprimer ministro. Por su parte, la legisladora Miri Regev, quien desató controversia por llamar a los migrantes africanos que cruzan la frontera con Israel "un cáncer", fue designada ministra de Cultura.

Moshe Kahlon, del partido de centroderecha Kulanu, a favor de reformas económicas y sociales, fue nombrado ministro de Finanzas, mientras que Aryeh Deri, del partido ultraortodoxo Shas, fue designado al frente de la cartera de Economía.

Naftali Bennett y Ayelet Shaked, del partido procolonos Casa Judía, fueron nombrados ministros de Educación y Justicia, respectivamente.

Horas antes de la fecha límite la semana pasada, Netanyahu logró poner a punto una coalición religiosa de derecha con cinco partidos y una mayoría muy justa de 61 escaños.

Con el fin de dejar satisfechos a sus socios de coalición, así como a los miembros de su propio partido, Netanyahu buscó cambiar una Ley Básica que restringe los miembros del gabinete a un máximo de 18. La ley fue introducida hace apenas un año para combatir la tendencia de Israel a contar con gobiernos demasiado grandes.

La enmienda para aumentar el número de miembros del gabinete fue condenada por la oposición, pero fue aprobada finalmente por 61 votos a favor y 59 en contra en tres lecturas y después de tres días de encendidos debates y maniobras de la oposición para frenarla.

Desde que fue aprobada en su lectura final el miércoles por la noche, Netanyahu ha mantenido sesiones maratonianas con miembros del Likud para ver qué ministerios les otorgaba, mientras que muchos otros fueron para socios de la coalición.

Netanyahu no quiere que ningún socio de su coalición quede descontento, ya que su escasa mayoría significa que necesitará de todos ellos para aprobar leyes.

El nuevo gabinete -el más a la derecha de Israel desde los años 90- asumirá sus funciones hoy más tarde tras un voto de confianza.

Los legisladores de la Lista Unificada, conformada mayormente por partidos árabes, abandonó el pleno durante el discurso de Netanyahu. Por su parte, Herzog afirmó que el gabinete era "un circo" y un "gobierno de 'toma todo lo que puedas'", en referencia a que Netanyahu había cedido a demasiadas demandas de sus socios de coalición.

"Este no es el gobierno que quería la gente. Ni siquiera es el gobierno que quería la mitad de la gente", aseguró.

Tras su elección en 2013, Netanyahu había prometido hacer un compromiso histórico por la paz con los palestinos. "Poco más de dos años después (...) no hay negociaciones de paz, no hay propuesta de paz, no hay horizonte para la paz", aseguró Herzog. "Israel está más aislado que nunca".

Con sarcasmo, Herzog dijo que la forma en que Netanyahu había manejado las negociaciones con sus socios de coalición le dejaba poco margen para demandarle a los poderes mundiales que no hayan negociado mejor con Irán por su programa nuclear.

Fuente: Dpa.

Opiniones (1)
25 de mayo de 2018 | 00:48
2
ERROR
25 de mayo de 2018 | 00:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿Cuándo llegará la hora en que éste, sea enjuiciado por crímenes a la humanidad?
    1