Perú: huelga antiminera se extendió a Arequipa

Manifestantes utilizaron piedras, troncos y otros elementos para cerrar el tránsito en varias rutas estratégicas chilenas.

 La huelga que desde hace más de un mes realizan los pobladores de una zona del departamento Arequipa, con movilizaciones que dejaron tres muertos y más de 100 heridos, se extendió hoy a toda esa región del sur de Perú e incluyó el bloqueo de varias rutas y la toma de una universidad.

La protesta, que hasta ahora abarcaba a Islay, provincia arequipeña de unos 60.000 habitantes dedicados principalmente a la agricultura, tiene ahora como escenario a todo el departamento por al menos tres días, según anunciaron los organizadores.

De hecho, luego de los últimos incidentes, el gobierno desplazó un millar de efectivos militares a Islay pero no había tomado precauciones especiales en el resto de la región, que con 1,4 millón de habitantes es una de las más pobladas de Perú.

En el primer día de la huelga extendida, manifestantes utilizaron piedras, troncos y otros elementos para cerrar el tránsito en varias rutas estratégicas, y estudiantes tomaron la sede de la universidad estatal San Agustín en Arequipa, la capital departamental y segunda ciudad del país.

Los campesinos de Islay realizan desde fines de marzo una huelga por tiempo indefinido en demanda de la suspensión del proyecto Tía María, a cargo de la empresa Southern Copper, porque consideran que perjudicará la actividad agrícola de la zona.

La ampliación de la huelga tiene lugar en medio de un nuevo escándalo, tras la publicación de unas grabaciones de audio en las que un presunto vocero oficioso de Southern Copper ofrece unos 500.000 dólares al líder de la protesta, Pepe Julio Gutiérrez, para que le ponga fin.

El gobierno, a través de la Procuraduría, pidió a la Justicia que ordene la captura de Gutiérrez, quien está en libertad condicional tras haber sido condenado a cuatro años de cárcel por disturbios registrados en 2011.

Asimismo, el ministro del Interior, José Pérez Guadalupe, reveló que su colega de Minas, Rosa Ortiz, hablaría con directivos de Southern Copper para aclarar si realmente estaban decididos a hacer un pago ilegal.

El proyecto estuvo paralizado dos años, después de que los campesinos realizaran en 2011 una protesta que dejó tres muertos y 44 heridos, y solo a comienzos de este año el gobierno entregó los permisos de construcción.

Southern Copper planea invertir unos 1.200 millones de dólares y espera producir unas 120.000 toneladas métricas anuales de cátodos de cobre una vez que la planta inicie sus operaciones, lo que estaba previsto para 2016.

TELAM

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 13:23
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 13:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"