Tras la derrota, renuncian Miliband, Clegg y Farage

El principal rival de Cameronen Gran Bretaña dimite tras la derrota electoral. También lo hacen el eurófobo Nigel Farage y el liberaldemócrata Nick Clegg. Se desata la sucesión.

El laborista Ed Miliband, el liberal-demócrat Nick Clegg y el euroescéptico Nigel Farage son las tres primeras víctimas esperadas del descalabro electoral del 7-M en Reino Unido. De hecho, uno de ellos ha arrojado ya la toalla: el líder del Partido Laborista, Ed Miliband.

Tras la humillante derrota de su tocayo y 'número dos', que perdió su escaño, la presión sobre Miliband para que renunciase a su puesto como líder laborista se acentuó con las horas y Miliband comenzó a preparar una carta de dimisión que ya ha presentado.

"Va siendo hora de pensar en otra persona", había anticipado sin rodeos el ex diputado Gerry Sutcliffe. El ex ministro Jack Straw advirtió también a Miliband que iba siendo hora de "pensar en el futuro del partido".

Dos mujeres hacia la sucesión

Entre los candidatos a la sucesión despunta una mujer, Yvette Cooper, que ha ejercido como "ministra en la sombra" de Interior. El portavoz de Justicia Andy Burnham y el "Obama laborista" Chuka Umunna son otros dos aspirantes al relevo.

El 7-M ha marcado también el punto final para Nigel Farage. El líder eurófobo acaba de anunciar que deja su cargo como líder del Ukip después de que no obtuvo ningún escaño en la Cámara de los Comunes. Un año después de ganar las elecciones europeas, arrastrando problemas de salud, el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip) podría ceder el testigo a una mujer: la ex reportera de la BBC Suzanne Evans, autora del manifiesto electoral de los euroescépticos.

El adiós de Clegg

El líder liberal-demócrata Nick Clegg, que revalidó su escaño en Sheffield por apenas 2.000 votos de diferencia, asumió sin embargo su responsabilidad por el voto de castigo que ha dejado sus 56 diputados en apenas una testimonial decena. Ha sido el último de los tres dirigentes en presentar su dimisión.

"Ha sido la derrota más demoledora de los Liberal Demócratas" desde que fue fundado el partido, admitió Clegg. "Es una hora negra" para los Liberal Demócratas, pero el partido "volverá, ganará de nuevo", añadió. "Haber servido a mi país en un tiempo de crisis es un honor que permanecerá conmigo siempre", dijo al dimitir el que ha sido viceprimer ministro británico.

Su renuncia tuvo también algo de despecho contra la evolución política del país. Clegg advirtió que el Reino Unido "está en peligro" y corre el peligro de ruptura con la radicalización del nacionalismo escocés y con la reactivación del "conservadurismo inglés". "El miedo y el agravio han ganado", dijo. "El liberalismo ha perdido. Pero es más valioso que nunca y merece la pena luchar por él".

Horas antes, el propio Clegg había reconocido que estaba meditando su decisión. Lo dijo después de que su brazo derecho en el Gobierno de coalición, Vince Cable, y el peso pesado del partido en Escocia, Douglas Alexander, quedaran fuera de combate.

Los liberal-demócratas cedieron ante el "voto útil" de la derecha y el acoso del Partido Conservador en los "escaños marginales" que le ha permitido a Cameron conquistar la mayoría y no tener que depender los próximos cinco años de un socio de coalición.

Fuente: El Mundo.

http://www.elmundo.es/internacional/2015/05/08/554c7642268e3e7b768b457b.html

Opiniones (0)
20 de junio de 2018 | 11:02
1
ERROR
20 de junio de 2018 | 11:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"