Jueza canadiense libera al "niño soldado" que estuvo preso en Guantánamo

Khadr tenía 15 años cuando fue capturado por soldados estadounidenses en un campo de batalla en Afganistán y enviado a la prisión militar de Bahía de Guantánamo, en Cuba.

 El "niño soldado" Omar Kadhr, un joven canadiense que pasó casi una década detenido en la prisión estadounidense de Guantánamo, fue liberado bajo fianza en Canadá luego de que una jueza rechazara un recurso del gobierno para mantenerlo en prisión.

Khadr tenía 15 años cuando fue capturado por soldados estadounidenses en un campo de batalla en Afganistán y enviado a la prisión militar de Bahía de Guantánamo, en Cuba.

Nacido en Toronto en el seno de una familia de origen egipcio, en 2010 un tribunal de Estados Unidos lo declaró culpable del asesinato de un soldado estadounidense y lo condenó a ocho años de prisión.

Como parte de un acuerdo, en 2012 fue enviado a Canadá para cumplir el resto de su condena, pero al llegar realizó una apelación argumentando que su confesión había sido obtenida tras años de abusos y torturas en Guantánamo.

Hoy, una jueza de apelaciones de la provincia canadiense de Alberta decidió liberarlo bajo fianza mientras apela su condena por asesinato.

"Usted es libre de irse", le dijo a un sonriente Khadr la jueza Myra Bielby, durante una audiencia celebrada en la ciudad de Edmonton, capital de Alberta, informó la agencia de noticias EFE.

En declaraciones a los medios, la magistrada explicó que la fiscalía no presentó ninguna prueba que demostrase que Khadr representara una amenaza para la sociedad canadiense o para la relación entre Canadá y Estados Unidos.

El gobierno canadiense, aliado de Washington, se había opuesto a la libertad bajo fianza del "niño soldado" y dijo en un comunicado, tras conocer la decisión, que lamenta la liberación de un "terrorista convicto".

El pasado 24 de abril, otra jueza había concedido la libertad bajo fianza a Khadr, de 28 años, pero la decisión fue apelada por el gobierno canadiense.

Ottawa, histórico aliado de Washington, siempre ha apoyado a su vecino en la "guerra contra el terrorismo" iniciada tras los atentados contra las Torres Gemelas del 11 de septiembre de 2001.

Participó en la invasión a Afganistán ese mismo año, a Irak en 2003, y actualmente también integra la coalición militar formada por Estados Unidos para combatir al Estado Islámico (EI) en Irak.

Hoy, la Cámara baja del Parlamento canadiense aprobó una controvertida ley que amplia los poderes de los servicios de inteligencia del país para actuar contra presuntos grupos "terroristas" y tipifica como delito alentar ese tipo de ataques.

La Ley Antiterrorista, que ahora pasará al Senado, fue aprobada por 183 votos a favor y 96 en contra gracias al apoyo de los diputados del gobernante Partido Conservador y del opositor Partido Liberal.

Los diputados del opositor Nuevo Partido Democrático (NPD) votaron en contra de la ley por considerar que otorga demasiados poderes al Servicio Canadiense de Inteligencia y Seguridad (CSIC).

Grupos de ecologistas e intelectuales consideraron que el objetivo de la ley es vigilar y restringir a los grupos que se oponen a las políticas del gobierno del primer ministro, Stephen Harper.

Sin embargo, el gobierno asegura que la ampliación de poderes al CSIC busca prevenir ataques del "yihadismo internacional" como los perpetrados en Ottawa y Montreal, en 2014, en los que dos militares murieron.

TELAM

Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 14:10
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 14:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"