Clinton apoya la reforma migratoria con vía a la ciudadanía

La candidata demócrata se mostró a favor de otorgar ciudadanía para inmigrantes indocumentados, en un intento de diferenciarse de los candidatos republicanos.

La candidata a las primarias demócratas Hillary Clinton se mostró hoy a favor de una reforma migratoria con una vía a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, en un intento de diferenciarse de los candidatos republicanos y ganarse el voto de los latinos en las elecciones de 2016.

"Lucharé por una reforma migratoria integral y una vía a la ciudadanía para ustedes y sus familias en todo el país", dijo Clinton en un encuentro con un grupo de jóvenes estudiantes indocumentados, conocidos en Estados Unidos como "soñadores" (dreamers , en inglés), en el instituto Rancho en Las Vegas (Nevada), donde el 70 por ciento de los estudiantes son hispanos.

Consciente de que el voto hispano puede tener la llave de la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de 2016, Clinton recordó que ninguno de los candidatos republicanos ha apoyado una vía para la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría de ellos hispanos, que viven actualmente en Estados Unidos.

Los candidatos republicanos consideran que ésto supondría una "amnistía" para aquellos que han violado las leyes al cruzar ilegalmente la frontera.

"Cuando (los republicanos) hablan de estatus legal, es un código para referirse a estatus de segunda clase" , dijo la ex primera dama y ex secretaria de estado, quién añadió: "Tenemos que arreglar de una vez por todas nuestro sistema de inmigración roto".

Clinton también dijo que luchará para "frenar los ataques a las acciones ejecutivas que pondrían a muchos 'soñadores' en riesgo de ser deportados".

Los "soñadores" son jóvenes indocumentados que llegaron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran menores y que se ha criado y educado en ese país, pero que por su condición de indocumentados habían visto truncados sus sueños de estudiar en la universidad, sacarse el carnet de conducir o trabajar legalmente.

De los seis candidatos republicanos que hasta ahora han presentado oficialmente su candidatura, dos son hispanos: los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, ambos de origen cubano.

Rubio fue uno de los integrantes de llamada "banda de los ocho" que redactó el proyecto de ley de reforma migratoria aprobado por el Senado en junio de 2013. Sin embargo, tras las críticas del ala más conservadora del partido republicano, Rubio ha dicho que antes de considerar una vía a la ciudadanía para los indocumentados, habría que asegurar la frontera.

Obama anunció en noviembre la ampliación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que el gobierno aprobó en 2012 y del que se han beneficiado hasta ahora unos 600.000 "soñadores".

El presidente también anunció la puesta en marcha de la nueva Acción Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA, por sus siglas en inglés), que beneficiaría a aquellos inmigrantes indocumentados que han vivido en Estados Unidos por más de cinco años y que son padres de ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes.

Sin embargo, un juez de Texas bloqueó los decretos migratorios de Obama, luego que 26 estados presentaron en febrero una demanda contra las acciones ejecutivas del presidente al considerar que estas medidas suponen "un intento ilegal de otorgar de forma unilateral amnistía a millones de inmigrantes ilegales".

La administración Obama ha apelado esta decisión ante el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito, que todavía no se ha pronunciado al respecto.

Obama decidió actuar solo en materia migratoria tras el fracaso de la reforma migratoria, aprobada en junio de 2013 en el Senado, pero que murió en la Cámara de Representantes ante la negativa de los republicanos de someterla a voto.

Los hispanos apoyaron a Obama claramente en 2008 y sobre todo en 2012, cuando logró el 71 por ciento de respaldo frente al 27 por ciento de su rival republicano, Mitt Romney. George W. Bush alcanzó el 40 por ciento en 2004, cifra de apoyo que los analistas republicanos consideran básica para ganar la Casa Blanca en 2016.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 00:20
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 00:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"