No le permiten abortar a una niña de 10 años

Las autoridades rechazaron la solicitud porque la menor tiene una gestación de cinco meses. Habría sido víctima de violación.

Las autoridades de salud de Paraguay rechazaron este jueves un pedido de aborto para una niña de 10 años que está embarazada de 21 semanas, presuntamente por abusos sexuales a los que fue sometida por su padrastro.


La directora de la oficina Programas de Salud, Lida Sosa informó que "la solicitud es imposible de cumplir porque el embarazo tiene un desarrollo de cinco meses. Además, el código penal prohíbe esa práctica".

La petición fue apoyada por la oficina local de Amnistía Internacional "para salvarle la vida" a la menor, que no fue identificada.

La investigación de la Fiscalía indicó que el 21 de abril la niña fue conducida por su madre hasta un hospital público de Asunción debido a las molestias permanentes en el abdomen y que la inspección médica se confirmó un embarazo de 22 semanas, pero como la atención se hizo en horario nocturno las autoridades del hospital esperaron hasta el día siguiente para informar a la secretaría de la niñez y la adolescencia.

La fiscal Monalisa Muñoz informó que actuó de oficio y abrió una investigación, presentó imputaciones contra el padrastro por coacción sexual a una menor y contra la madre por falta al deber del cuidado y obstrucción a la justicia.

La madre, cuya identidad se mantiene en reserva junto a la de la niña, fue enviada a la cárcel de mujeres de Asunción con prisión preventiva mientras duren las investigaciones hasta el llamado a juicio oral y público.

El padrastro, en tanto, se encuentra prófugo pero con orden de captura.

Desde la cárcel la madre envió un escrito al hospital pidiendo el aborto. No recibió respuestas.

La solicitud fue acompañada por la oficina local de Amnistía Internacional cuya directora Rosalía Vega envió el jueves a la agencia The Associated Press copias del apoyo al pedido de la madre para el aborto, al ministerio de Salud Pública y a la Fiscalía General.

"Instamos a las autoridades paraguayas a conceder el aborto solicitado por la madre y salvarle así la vida", señaló una parte de la misiva.

Amnistía agregó que "según los organismos de la ONU, un embarazo entraña riesgos específicos y posibles secuelas a largo plazo para la salud física y mental de las niñas".

El abogado del ministerio de Salud, Ricardo Rojas, dijo que la iniciativa de Amnistía "es respetable pero desde el punto de vista legal nuestro ministerio no puede emitir un dictamen sin antes colectar informes precisos de los médicos acerca de la salud de la niña y de la misma justicia porque este caso se judicializó".

"No obstante, la directora Sosa aclaró que el embarazo no puede ser frenado y el aborto no está autorizado por la ley", acotó.

Dolores Castellanos, jefa del área niñez y adolescencia del hospital Cruz Roja, de Asunción, informó a los periodistas que la niña está ingresada en la institución "y goza de buena salud física y psicológica".

"Está llevando un embarazo riesgoso pero tomamos todas las medidas preventivas. En año anteriores tuvimos pacientes como ella que llegaron hasta el final de la gestación", indicó.

La dirección de estadísticas del ministerio de Salud informó que en el 2014 hubo 680 niñas entre 10 y 14 años de edad que tuvieron su bebé.

Karina Pérez, directora de psicología de la unidad Victimología de la fiscalía general, explicó que "anualmente atendemos unos 4.000 casos de violencia contra mujeres y el 50% corresponde a abuso sexual de menores de 14 años de edad".

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 09:07
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 09:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"