La protesta de Baltimore se extiende por Estados Unidos

Anoche, miles de personas salieron a las calles en ciudades de EEUU para protestar contra la violencia policial, después de la muerte de otro afroamericano.

Miles de personas salieron a las calles en la noche del miércoles en Baltimore y en otras ciudades de Estados Unidos para protestar contra la violencia policial, después de la muerte de un afroamericano cuando estaba bajo custodia de las autoridades.

Tras los disturbios registrados esta semana en Baltimore, en el este del país, que provocaron que el gobernador del estado de Maryland, Larry Hogan, declarara el estado de emergencia el lunes, hubo marchas pacíficas en Minneapolis, Boston, Nueva York y Washington DC.

Al menos 65 personas fueron detenidas en Nueva York por bloquear temporalmente el Túnel Holland, una importante vía, mientras gritaban "Las vidas de los negros importan", informa el "New York Daily News".

A su vez, en Minneapolis, en el centro-oeste, se manifestaron sin incidentes unas 1.500 personas, encabezadas por hombres negros que portaban un ataúd, señaló el "Minneapolis Star Tribune". Otras cientos de personas marcharon por Washington hasta la Casa Blanca.

La situación de crisis se desató en Baltimore con la muerte de Freddie Gray, un joven negro de 25 años que falleció cuando estaba bajo custodia policial el 19 de abril, en el último de una serie de hechos violentos cometidos por agentes blancos contra negros.

El miércoles no hubo rastros de los disturbios que acabaron con 230 arrestos el lunes en Baltimore. En la ciudad, donde rige un toque de queda entre las 22:00 y las 05:00 horas (02:00 y 09:00 GMT), fueron desplegados unos 2.000 soldados de la guardia nacional y otros 1.000 policías adicionales, según medios locales.

Al caer la noche miles de ciudadanos salieron a la calle para manifestarse, pero a la hora del toque de queda casi todos se habían marchado a casa, indicó la policía, que hizo 18 detenciones.

A su vez, un partido de béisbol fue disputado el miércoles en la localidad sin presencia de hinchas por temor a que se produjeran incidentes. Los Baltimore Orioles jugaron en un estadio vacío, una situación sin precedentes en las Grandes Ligas desde la década de 1870. El partido ya había sido suspendido el lunes por los disturbios.

Finalmente los Orioles vencieron a los Chicago White Sox por 8-2. Los jugadores mostraron su compresión por la ausencia de público alegando que liberaba a las fuerzas policiales que normalmente tienen que estar presentes en el estadio. Los críticos indicaron por el contrario que envía una mala señal a los turistas acerca de la falta de seguridad en Baltimore.

"Se ha herido la reputación de la ciudad", dijo el gobernador Hogan. "El turismo es vital para la ciudad".

Gray fue arrestado el 12 de abril tras huir de la policía durante un encuentro casual con los agentes. Los policías lo persiguieron e imágenes de video muestran cómo es arrastrado hasta una camioneta policial. El joven murió en el hospital tras caer en coma.

La autopsia mostró que el deceso se produjo por una herida en la médula espinal, informaron las autoridades. Seis agentes fueron suspendidos de servicio y la policía presentará este viernes un informe sobre la investigación de lo ocurrido.

Las autoridades de Baltimore destacaron que no harán público el informe. Anthony Batts, comisionado de policía de la ciudad, señaló que es el fiscal del estado quien debe decidir cómo actuar.

El caso viene precedido por otros dos muy destacados en los que un hombre negro murió a manos de la policía: Michael Brown en Ferguson, Missouri, y Eric Garner, en Nueva York.

La muerte de Gray es vista por la mayoría negra de Baltimore como un ejemplo más de la brutalidad policial hacia la comunidad. El Departamento de Justicia inició una investigación.

Los jefes políticos y de justicia de Baltimore son afroamericanos, entre ellos el fiscal, y en torno a la mitad de los agentes de la policía también lo son.

En su primeras declaraciones tras los incidentes en Baltimore, la nueva fiscal general del país, Loretta Lynch, dijo que "no hay justificación" para los actos de violencia en las manifestaciones.

Además consideró que son "contraproducentes" de cara al objetivo de llevar adelante un "diálogo respetuoso" con los residentes de la ciudad y los miembros de la policía. "Me comprometo a avanzar en ese diálogo", señaló.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 15:29
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 15:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"