El Estado Islámico degolló a cinco periodistas en Libia

Los cuerpos de cinco periodistas de una cadena de televisión libia que se encontraban desaparecidos desde hace nueve meses fueron encontrados hoy degollados en la ciudad oriental de Al Baida, anunció hoy un responsable militar libio, quien endilgó la autoría del asesinato a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

 Los periodistas de la cadena Barqa TV, cuatro libios y un egipcio que habían desaparecido en agosto cuando se dirigían de Tobruk a Bengazi, fueron encontrados hoy al este de Bengazi, informó uno de los jefes del Ejercito libio en el este del país, Faradj al Barassi, citado por el canal France 24.

El responsable militar aseguró que el EI es el responsable de esta "masacre", aunque no mostró pruebas ni dio más detalles.

Por su parte, la Federación Internacional de Periodistas (FIJ), cuya sede se encuentra en Bruselas, sostuvo en un comunicado que los periodistas fueron asesinados "recientemente".

Entretanto, al menos, siete milicianos murieron hoy en diversos enfrentamientos entre milicias afines al gobierno rebelde de Trípoli y fuerzas leales al Parlamento internacionalmente reconocido de Tobruk en varias ciudades cercanas a la capital libia, informó la agencia de noticias EFE, citando una fuente médica

Cuatro personas perecieron en combates librados en la localidad de Abu Shiba entre fuerzas de la ciudad de Zintán, conocidas como Yeish al Qabail (Ejército de las Tribus), aliadas de Tobruk, y los islamistas de Fayer Libia (Amanecer de Libia), afines a Trípoli.

Libia es un Estado víctima de la guerra civil y el caos desde que en 2011 la comunidad internacional apoyó el alzamiento rebelde contra el gobierno de Muammar Kaddafi.

Desde las últimas elecciones, el poder esta dividido entre los gobiernos de Trípoli y de Tobruk, a quienes apoyan distintos grupos islamistas, señores de la guerra, líderes tribales y contrabandistas de petróleo, armas, personas y drogas.

En medio, se fortalecen grupos yihadistas afines al EI y a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la organización islamista radical más fuerte del norte de África.

Por su parte, un coronel vinculado a las milicias de Fayer Libia informó a la agencia EFE de que tres personas fallecieron y varias más resultaron heridas por "los avances" de sus fuerzas en la ciudad de Al Uatiya, en detrimento de las fuerzas de Yeish al Qabail, bajo el mando del general Jalifa Hafter.

Según el militar, en la jornada de ayer otros tres milicianos islamistas murieron y seis más resultaron heridos en combates similares en la ciudad de Al Hira, al oeste de Trípoli.

En otro orden, el campo petrolero de Al Fil, uno de los más importantes de Libia y situado a 750 kilómetros al sur de Trípoli, interrumpió hoy su funcionamiento debido a la huelga de una fuerza especial de seguridad, informaron a EFE responsables de Energía en Trípoli.

Los huelguistas cerraron el acceso a las instalaciones ayer en demanda del pago de los salarios atrasados, un retraso que de acuerdo a responsables oficiales se debe a un error de coordinación.

Al Fil, que es explotado por una empresa conjunta propiedad de la CNP y la italiana Eni, produce unos 80.000 barriles diarios, una cantidad que lo sitúa entre los yacimientos que más producen en el país magrebí.

El campo reinició este año sus actividades, paradas desde que milicianos de la región Zintán lograran bloquear el oleoducto principal.

La industria petrolera libia se desmoronó cuando, hace cuatro años, la OTAN contribuyó a derrocar a Kaddafi, y el control de los recursos energéticos del país se convirtió en el principal punto del actual conflicto.

TELAM

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 13:24
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 13:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"