100 años de “genocidio”: Armenia y Turquía pelean por aniversario

Los armenios recuerdan los 100 años del "genocidio a su pueblo" y se sienten humillados una vez más por su gran vecino turco.

Tras un siglo de enemistad, iba a ser un nuevo intento de reconciliación. Turcos y armenios lado a lado, como en 2008. En ese entonces, el presidente armenio Sersh Sargsian invitó a su colega turco a un partido de fútbol de las selecciones de ambos países en Erevan.

La diplomacia del fútbol prosiguió con una visita de Sargsian a Turquía. Así surgió la esperanza de que sería posible el diálogo, tanto tiempo después de las masacres de armenios por parte del Imperio Otomano. También debían reabrirse las fronteras entre Turquía y el país del Cáucaso sur. Pero el intento fracasó.

Y ahora que los armenios recuerdan los 100 años del "genocidio a su pueblo", se sienten humillados una vez más por su gran vecino. Sargsian, de 60 años, le envió con tiempo la invitación a su colega Recep Tayyip Erdogan a la ceremonia de conmemoración este viernes 24. Ese día se recordará en la capital Erevan a las 1,5 millones de víctimas, según fuentes armenias. Turquía asegura que son muchos menos.

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Francia, François Hollande, comprometieron su asistencia.

Pero Erdogan no brindó una respuesta, lo que desató las críticas de Sargsian. En cambio, el presidente turco envió una invitación para una conmemoración en Turquía que justamente coincide con ese aniversario sagrado para los armenios.

El 24 de abril de 1915 comenzaron las deportaciones en el Imperio Otomano con el arresto de armenios destacados en Constantinopla, la actual Estambul. Sin embargo, Erdogan no quiso recordar estas atrocidades en su escrito a Sargsian. Tanto él como el gobierno turco resolvieron mantener conmemoraciones de la batalla de Galípoli, ocurrida también hace un siglo, durante tres días.

Si bien las tropas aliadas llegaron recién el 25 de abril a la península turca, Erdogan invita para el jueves 23 a una "cumbre de la paz" en Estambul. Luego se recordará a los muertos en Canakkale, donde se produjo el combate. Las invitaciones para las conmemoraciones de Galípoli fueron enviadas a jefes de Estado y gobierno de más de 100 países, según medios turcos. Aún no se sabe quién asistirá.

Pero el gobierno turco no quiere que su invitación a Sargsian sea vista como una afrenta. En su carta al presidente armenio, Erdogan elogió por ejemplo el rol del oficial armenio Sarkis Torosian en la defensa del Imperio Otomano.

En su respuesta, el jefe del Estado armenio atacó a los turcos: "Los masivos pogromos tempranamente planificados e implementados por el Imperio Otomano y las violentas deportaciones del pueblo armenio no se detuvieron siquiera ante Torosian".

Los padres del oficial fueron brutalmente asesinados, "su hermana murió en el desierto de Siria", escribió horrorizado Sargsian a su colega. En lugar de abordar sinceramente su propio pasado, criticó el mandatario armenio, "Turquía lamentablemente prosigue con su tradicional política de la negación".

Sargsian lamentó que la invitación turca a los jefes de Estado y gobierno a los festejos del 24 no sea más que "un primitivo intento de desviar la atención de la opinión pública mundial del 100 aniversario del genocidio a los armenios".

La disputa por esta cita muestra lo envenenadas que están las relaciones turco-armenias. A pesar de que Erdogan -por entonces aún primer ministro- se esforzara previamente por lograr una reconciliación con Erevan.

En 2009 ambos gobiernos firmaron un protocolo para la normalización de sus relaciones. Se acordó, entre otros, una "investigación científica independiente" de los acontecimientos de 1915 y una apertura de las fronteras. Pero nada de esto se implementó.

Erdogan reconoció sin embargo el 24 de abril del año pasado "el sufrimiento que atravesaron los armenios en esa fecha". De todas formas, Turquía sigue negándose en forma vehemente a calificar esas atrocidades como un genocidio. "Para Turquía jamás será posible reconocer un pecado, una culpa semejantes", comentó Erdogan hace pocos días.

Una nueva demostración de que los nervios están verdaderamente de punta fue la reacción de Erdogan a declaraciones del papa Francisco, quien aseguró recientemente que los armenios fueron las víctimas del "primer genocidio del siglo XX". El presidente turco advirtió al Sumo Pontífice de no repetir una "estupidez" semejante.

Fuente: Can Merey y Ulf Mauder, Dpa.

Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 11:46
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 11:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"