Otra jornada de protestas en Brasil

Los convocantes se manifiestan indignados con la situación y reivindican reformas, inversiones en salud y educación, y combate a la corrupción.

Los brasileños volvieron en la mañana de hoy a las calles de varias ciudades para protestar contra el Gobierno y la corrupción pero en menor número que el 15 de marzo pasado, cuando cerca de dos millones de manifestantes marcharon por decenas de ciudades.

La merma frustró a los convocantes Movimiento Ven a la Calle, Revoltosos On Line y Movimiento Brasil Libre, que se presentan como independientes de los partidos políticos y esperaban que la protesta convocada por medio de las redes sociales volviera a tener la masividad que tuvo hace un mes.

En Brasilia, por ejemplo, el número de manifestantes cayó desde los 50.000 contabilizados por las autoridades el 15 de marzo hasta unos 20.000 que, según la policía, marcharon hoy por la Explanada de los Ministerios, la ancha avenida diseñada por el célebre arquitecto Oscar Niemeyer, sobre la que están ubicadas las principales sedes de los tres poderes.

En Belo Horizonte, capital de Minas Gerais sólo un cuarto de los 20.000 manifestantes de marzo, según datos de la policía, se congregaron hoy en la Plaza de la Libertad, informó la agencia EFE.

De todos modos, si bien la convocatoria en 35 ciudades de 12 estados fue pobre, es probable que los números finales crezcan durante la tarde, para cuando están programadas protestas en muchos municipios y en San Pablo, la mayor ciudad del país y en donde cerca de un millón de personas participó en la manifestación del 15 de marzo.

Los convocantes Movimiento Ven a la Calle Brasil, Revoltosos Online y Movimiento Brasil Libre, se manifiestan indignados con la situación política y económica del país y reivindican reformas, mayores inversiones en salud y educación, y combate a la corrupción.

Gran parte de los manifestantes exige la renuncia de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, o que el Congreso le abra un juicio político con vistas a su destitución por la supuesta responsabilidad de la mandataria en el escándalo de corrupción descubierto en la petrolera brasileña Petrobras.

Según una encuesta divulgada ayer por la firma Datafolha, el 75 % de los brasileños apoya las manifestaciones y un 63 % defiende el juicio político contra la jefe de Estado, aunque esos guarismos no se estarían reflejando en las calles.

El gigantesco escándalo de corrupción en el seno de la petrolera estatal, investigado desde hace más de un año, ha ganado dimensión en los últimos días con la apertura de investigaciones a cerca de 50 políticos, en su mayoría oficialistas, que supuestamente recibieron sobornos de miles de millones de dólares desviados de la petrolera.

En todas las protestas los manifestantes marcharon vistiendo camisas con los colores amarillo y verde de la bandera nacional, en su mayoría de la selección de fútbol, y cargando letreros en los que expresaban sus reivindicaciones.

"Fuera Dilma", "Fin a la corrupción" y "Fuera el PT" (en referencia al oficialista Partido de los Trabajadores) eran los letreros -y los gritos- que se repetían en todas las ciudades, aunque no faltaban reivindicaciones regionales y de grupos específicos, como las que pedían aumento salariales para profesores o que se archive el proyecto de ley que reglamenta la contratación de trabajadores tercerizados.

Pese a que los organizadores de las protestas insisten en definirse como demócratas, algunos grupos minoritarios defendían incluso una intervención militar para derrocar a la jefe de Estado.

El descontento también ha sido generado por el deterioro de la economía, que sólo creció un 0,1 % el año pasado y puede sufrir una contracción del 1 % este año, según los últimos pronósticos.

Frente a esto, el Gobierno anunció un profundo ajuste fiscal, con la reducción de incentivos fiscales y el recorte de gastos, para hacer frente a esa coyuntura negativa, agravada por la subida de la inflación interanual a su mayor nivel en diez años, la escalada del dólar a su mayor valor en una década, el aumento del desempleo y el déficit récord en las cuentas públicas el año pasado. 

Fuente: Télam

Opiniones (1)
14 de agosto de 2018 | 20:40
2
ERROR
14 de agosto de 2018 | 20:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si esta mujer no renuncia... la echan!
    1