Obama y Castro: Cita en Panamá para una cumbre histórica

Ya están en Panamá los dos presidentes. Hoy darán escenario para el mundo al deshielo en las relaciones entre los dos países americanos.

Barack Obama y Raúl Castro ya están en Panamá. Los presidentes de Estados Unidos y de Cuba llegaron en la noche del jueves a la capital panameña, donde participarán hoy en una histórica cumbre destinada desde hace semanas a escenificar el deshielo diplomático entre los dos viejos enemigos ideológicos.

La VII Cumbre de las Américas es también la del debut oficial de Cuba, que participa por primera vez en el foro que podría ver un nuevo apretón de manos entre Obama y Castro, después del fugaz encuentro que protagonizaron en diciembre de 2013 en Sudáfrica.

Obama y Castro aterrizaron casi a la misma hora en la capital panameña, separados sólo por unos pocos minutos y unos kilómetros entre los aeropuertos de Tocumen, que recibió al mandatario estadounidense, y el de Panamá Pacífico, una antigua base militar en el oeste de la ciudad a la que llegó el líder cubano.

Se espera que la inédita cita de ambos presidentes impulse el proceso para retomar las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

"Creo que estamos en posición de avanzar con la reapertura de embajadas en los respectivos países", se mostró confiado Obama el jueves durante una visita en Jamaica previa a su llegada a Panamá.

En la capital panameña se especulaba con que Estados Unidos podría anunciar pronto, quizá en el propio marco de la cumbre, la retirada de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo que elabora el Departamento de Estado.

La revisión a cargo de la cartera dirigida por John Kerry "ha sido completada", dijo Obama en Kingston.

El senador demócrata Ben Cardin aseguró en un comunicado que Washington sacará a Cuba de la lista en la que el país antillano está desde 1982. "La recomendanción del Departamento de Estado de quitar a Cuba de la lista (...) es un importante paso adelante en nuestros esfuerzos por forjar una relación más fructífera con Cuba", escribió Cardin.

Desde que ambos países iniciaron en enero las negociaciones para retomar sus relaciones diplomáticas, La Habana ha exigido en varias ocasiones que Washington la saque de la "lista negra".

En el marco de la cumbre John Kerry se reunió en la noche del jueves en Panamá con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, según confirmó la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf.

Se trata del primer encuentro de ese nivel "desde 1958", escribió Harf en su cuenta de Twitter, que publicó también una fotografía de Kerry y Rodríguez estrechándose la mano.

Obama y Castro empezarán hoy con su programa oficial en Panamá, donde a última hora de la tarde (19:00 de Panamá, 00:00 GMT del sábado) se inaugurará la Cumbre de las Américas. A la cita de todos los países de la región han confirmado su asistencia 33 jefes de Estado y gobierno.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, no viajará por la crisis por las inundaciones en el norte del país, así como tampoco el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit.

La atención se centra sin embargo desde hace días en el previsto encuentro entre Obama y Castro, del cual no se conocen hasta ahora mayores detalles.

"Habrá una interacción", confirmó únicamente hace unos días la alta diplomática estadounidense para América Latina Roberta Jacobson, que lidera las negociaciones con Cuba para la prevista reapertura de embajadas.

Obama, que llegó en la noche del jueves procedente de Jamaica, estará por la mañana en el Foro Empresarial, una de las actividades paralelas de la cumbre. Luego asistirá al Foro de la Sociedad Civil, donde el miércoles y jueves hubo incidentes entre simpatizantes del castrismo y disidentes cubanos.

Los delegados oficialistas hostigaron a los opositores y abandonaron en varias ocasiones las sesiones del foro en señal de protesta por la asistencia de los disidentes. Los altercados son los que más empañaron la cumbre hasta ahora.

En los días previos se especulaba también con posibles roces por las tensiones entre Washington y Caracas, después de que la Casa Blanca clasificara la situación en Venezuela como una "amenaza" para su seguridad nacional por la crisis política en el país sudamericano.

En una entrevista con un medio español, Obama relativizó el jueves las duras palabras con las que había anunciado también sanciones contra altos funcionarios venezolanos.

"Que Obama dijera que Venezuela no es una amenaza es una victoria del pueblo venezolano", dijo el jueves en la noche el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al que también se le espera en Panamá.

La capital panameña está tomada por las fuertes medidas de seguridad. Unos 5.000 efectivos participan en el férreo dispositivo para recibir estos días a alrededor de 18.000 personas que participarán en la cumbre y los diversos foros paralelos.

La cita en el Centro de Convenciones Atlapa, en el sur de Ciudad de Panamá, se cerrará el sábado después de un segunda sesión plenaria celebrada por la tarde.


Fuente: Isaac Risco, Dpa. 

Opiniones (1)
22 de mayo de 2018 | 12:50
2
ERROR
22 de mayo de 2018 | 12:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Espero que el presidente Castro haya llevado suficiente alcohol en gel.
    1