Fuerte quiebre en la ultra derecha de Francia

El Frente Nacional rompió con su fundador, Jean-Marie Le Pen, luego de que éste restara importancia a las cámaras de gas de los nazis.

El partido de ultraderecha francés Frente Nacional (FN) rompió con su fundador, Jean-Marie Le Pen, después de la polémica que causaron sus declaraciones restando importancia a las cámaras de gas de los nazis.

La ruptura con el dirigiente y padre de la actual presidenta de la formación, Marine Le Pen, "es total y definitiva", escribió en Twitter el segundo al mando, Florian Philippot.

Marine Le Pen anunció que se opondrá a los planes de su padre, de 86 años, de ser candidato en las elecciones regionales de diciembre. Su estatus como presidente de honor no le permite "tomar al Frente Nacional como rehén para este tipo de provocaciones". Por eso, añadió, junto con la cúpula del partido tomará medidas para proteger los intereses de la agrupación.

Jean-Marie Le Pen generó una gran polémica interna al asegurar que las cámaras de gas no habían sido más que "un detalle en la historia" de la Segunda Guerra Mundial. Ya había hecho declaraciones similares en 1987, y volvió a referirse al tema en una entrevista emitida la semana pasada.

En el pasado fue condenado por expresar estas opiniones y la fiscalía ahora ha vuelto a abrir una investigación por presunta negación de crímenes contra la humanidad. El fundador de la agrupación tiene además en su haber procesos por incitar al odio racial y difamación de la población gitana, además de haber sido criticado en numerosas oportunidades por sus diversos comentarios antisemitas.

La semana pasada, además de pronunciarse sobre las cámaras de gas, defendió al líder colaboracionista francés Vichy, quien actuó durante la Segunda Guerra Mundial.

La de hoy es la grieta de más alto rango en las filas del partido. Al conocerse las reacciones de la agrupación, Le Pen padre afirmó en un breve comunicado que explicará su punto de vista durante un encuentro extraordinario la semana entrante. En el escrito apuntó asimismo que se está tomando "el pretexto de una ofensiva mediática" para "una crisis que podría tener graves consecuencias para el Frente Nacional".

Las declaraciones fuera de tono de Le Pen son desde hace años motivo de enfrentamiento con su hija, que busca darle al partido una imagen menos extremista e intolerante.

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 05:02
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 05:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"