Estados Unidos y Cuba hablan de derechos humanos

Sin moverse de sus posiciones, hubo una reunión preparatoria sobre derechos humanos a la espera de que Washington y La Habana mantengan un diálogo.

Estados Unidos y Cuba hablaron hoy en Washington de derechos humanos, sin que ninguno de los dos gobiernos se moviera de sus posiciones en este espinoso tema.

Se trataba de una reunión preparatoria sobre derechos humanos a la espera de que Washington y La Habana mantengan un diálogo más formal sobre esta cuestión, en una fecha y lugar aún por determinar por ambos gobiernos.

La delegación estadounidense estuvo encabezada por el subsecretario de Estado para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado, Tom Malinowski. Al otro lado de la mesa se sentó Pedro Luís Pedroso, subdirector general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Tanto el Departamento de Estado como el Ministerio de Asuntos Exteriores cubano aseguraron en sendos comunicados que la reunión se desarrolló "en un ambiente profesional".

El Departamento de Estado aseguró que ambos gobiernos "expresaron sus preocupaciones sobre asuntos de derechos humanos" en el otro país, y "mostraron su voluntad de discutir un amplio abanico de temas en un futuro diálogo más sustantivo".

Como era de esperar, en la reunión se puso de manifiesto, según el negociador cubano, que "existen profundas diferencias entre ambos gobiernos respecto a las concepciones y al ejercicio de los derechos humanos".

"No obstante, se evidenció que es posible relacionarse civilizadamente dentro del reconocimiento y el respeto de estas diferencias. Estas conversaciones ratifican la disposición de Cuba a abordar con Estados Unidos cualquier tema sobre bases de igualdad y reciprocidad", añadió Pedroso.

La Habana "subrayó la necesidad de sostener un diálogo sustentado en la igualdad soberana, y la no injerencia en los asuntos internos de las partes".

Durante el encuentro, el gobierno de Raúl Castro se mostró preocupado por "la garantía y protección de los derechos humanos en los Estados Unidos" y subrayó "la persistencia de patrones de discriminación y racismo y la agudización de la brutalidad y abuso policial con patrones discriminatorios".

La delegación cubana también manifestó su preocupación "por los actos de tortura y las ejecuciones extrajudiciales en el contexto de la lucha contra el terrorismo, incluido el limbo jurídico de los prisioneros en Guantánamo", y "las limitaciones al ejercicio de los derechos laborales y las libertades sindicales", según el comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Cuba.

El Departamento de Estado, por su parte, no precisó qué cuestiones pusieron sobre la mesa durante la reunión con los negociadores cubanos.

Las conversaciones sobre derechos humanos forman parte del histórico acercamiento diplomático anunciado el 17 de diciembre por el presidente de Estados Unidos Barack Obama y el presidente de Cuba, Raúl Castro, después de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.

La Habana asocia los derechos humanos a logros colectivos como el acceso universal a la educación y la salud, parte de la política social cubana, y los desvincula de derechos individuales y políticos como las libertades de expresión y libre reunión.

Washington se ha mostrado en numerosas ocasiones preocupado por la situación de los derechos humanos y la libertad de expresión y de libre reunión en la isla y con frecuencia hace llamados para la liberación de los presos políticos en Cuba.


Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 01:06
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 01:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"