Morales juega su hegemonía en las elecciones de hoy

En medio de denuncias de corrupción e ineptitud de muchos dirigentes del partido oficialista, este domingo se realizan comicios regionales en Bolivia.

Seis meses después de su abrumadora victoria en la primera ronda de las elecciones presidenciales, Evo Morales se puso los guantes de nuevo, decidido a aprovechar su popularidad para tratar de evitar retrocesos en los comicios locales y regionales del domingo, en medio de denuncias de corrupción e ineptitud de muchos dirigentes del partido oficialista. 

Las encuestas anticipan que el partido de gobierno perdería no solo en La Paz sino también en El Alto, ciudad que catapultó el ascenso político de Morales y le dio consecutivas victorias electorales desde 2005, cuando conquistó por primera vez la presidencia.  

"No voy a trabajar con los opositores", advirtió Morales hace algunas semanas en un acto público. "Si quieren más obras, ahí están los candidatos" de su Movimiento al Socialismo (MAS), agregó. 

Morales usó ese tono enérgico en medio de indicios de que el oficialismo podría perder terreno, incluidas encuestas que dan como favoritos a candidatos opositores en sitios clave. 

"Esta vez la oposición podría salir fortalecida", pronosticó el politólogo Rafael Archondo en declaraciones a la Associated Press. "No tendrá que competir con Morales y aunque no cambiará su estado de fragmentación, intentará buscar un cierto equilibrio político". 

En el poder desde hace una década, Morales ganó con 61% de los votos un tercer mandato en los comicios generales de octubre y su liderazgo personal es fuerte, pero algunos dirigentes del MAS están siendo cuestionados como nunca, incluso en bastiones tradicionales como la ciudad de El Alto, pegada a La Paz, y corren peligro de ser derrotados en los comicios locales y regionales de hoy. 

El MAS confrontará en las urnas a más de un centenar de partidos y agrupaciones políticas opositoras, incluida la Unidad Demócrata, una alianza de centro liderada por el empresario Samuel Doria Medina, segundo en los comicios de octubre. 

Este domingo más de seis millones de electores serán convocados a votar para elegir a 4.975 funcionarios, entre ellos a nueve gobernadores y 3.339 alcaldes, en una elección compleja que incluye 484 boletas de sufragio diferentes. En el caso de gobernadores habrá segunda vuelta si los ganadores no logran más de la mitad de votos. 

El MAS controla siete de nueve gobernaciones y la mayoría de las alcaldías en ciudades grandes, excepto La Paz, donde el opositor Luis Revilla podría ser reelecto. 

El oficialismo, no obstante, podría perder la gobernación de La Paz, donde el candidato opositor aventaja por 13 puntos a la oficialista Felipa Huanca, con un 37% de la intención de voto contra un 24%, según la encuestadora Equipos Mori, cuya consulta tiene un margen de error de más o menos cinco. 

En marzo se conocieron denuncias de corrupción en un fondo indígena manejado por el gobierno y que comprometen a Huanca. 


Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 07:25
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 07:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"