Lluvias en desierto chileno dejan pánico, aluviones y desaparecidos

"Los aludes no han parado en toda la noche, estamos aislados por tierra, aunque aún no hay víctimas que lamentar", dicen autoridades en el lugar.

Las inusuales y persistentes lluvias que azotan el desierto chileno provocaron tres muertos y múltiples aluviones esta madrugada, arrastrando casas y cortando caminos en una zona de 700 kilómetros, informó el gobierno.

"Los aludes no han parado en toda la noche, estamos aislados por tierra, aunque aún no hay víctimas que lamentar", dijo además el comandante de Bomberos de la ciudad de Taltal, Manuel Palacios.

Las autoridades agregaron que 22 personas permanecen desaparecidas y que otras 5.000 están aisladas, producto de la crecida de ríos, algunos secos por años.

Ante la crisis, cientos de uniformados fueron desplegados por aire y tierra con las primeras luces del alba, para acudir en rescate aéreo de los lugareños aislados, en especial en Chañaral.

Las operaciones son realizadas en medio del estado de excepción constitucional decretado para la zona por la presidenta Michelle Bachelet, quien ya visitó el área.

La medida, además de facilitar el envío de recursos, permite a las fuerzas armadas tomar el control de las ciudades, decretar toque de queda y forzar a las personas a evacuar sus casas.

El Servicio Metereológico anunció, sin embargo, un leve descenso en la intensidad de las precipitaciones, auque sin confirmar si pararán este viernes.

Las lluvias, según registros oficiales, son las peores en 50 años y absolutamente inusuales en un área que suele tener sólo dos a diez días nublados al año.

Miles de personas permanecen además en albergues, a la espera de ayuda. Los suministros de electricidad y agua permanecen interrumpidos en diversas urbes y poblados.

"No merecemos tanto castigo", reclamó la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo, ante la tragedia.


Fuente: Dpa.

Opiniones (1)
23 de junio de 2018 | 03:26
2
ERROR
23 de junio de 2018 | 03:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Entre los incendios, los volcanes, las inundaciones, los terremotos, y eso de que se están cayendo al mar, creo que a esta altura el mensaje es claro: LA TIERRA ODIA A LOS CHILENOS.-
    1