Así "amaneció" la escuela de los jóvenes estudiantes muertos

"Estamos terriblemente consternados", indicó una autoridad del colegio alemán al que asistían 18 de las víctimas del vuelo.

La escuela alemana de educación secundaria Joseph-König-Gymnasium de la pequeña localidad de Haltern, próxima a Düsseldorf en el oeste de Alemania, amaneció hoy sin poder asimilar aún la terrible tragedia que le ha costado la vida a 16 de sus alumnos y a dos jóvenes profesoras.

"Nuestra escuela nunca volverá a ser lo que era", afirmó hoy su director, Ulrich Wessel, visiblemente afectado y con los ojos anegados en lágrimas en una comparecencia ante los medios de comunicación.

"Estamos terriblemente consternados", indicó sobre el accidente del Airbus de Germanwings que debía traer ayer de vuelta de Barcelona a sus estudiantes tras pasar una semana de intercambio para aprender español y que acabó estrellándose en los Alpes franceses con 150 pasajeros a bordo.

"Hace una semana mandamos a un grupo de 16 jóvenes felices", recordó. "Un viaje que ha terminado en tragedia", agregó al mismo tiempo que reconoció que cuando conocieron la noticia tuvieron la esperanza de que hubieran perdido el vuelo, "pero luego nos confirmaron que iban en él".

"Los padres, los abuelos que echarán de menos a sus nietos, todos los familiares, nuestra compañera que se acababa de casar... es una tragedia que te deja sin palabras. Debemos aprender a enfrentarlo", indicó casi sin poder hablar.

Los estudiantes de 15 y 16 años que regresaban de Barcelona formaban el sexto grupo que había realizado el intercambio en Llinars del Vallés, cerca de Barcelona. Devolvían así la visita que habían hecho en diciembre 12 alumnos españoles a Haltern.

El grupo iba acompañado de dos jóvenes profesoras, una de las cuales se había casado el 2 de octubre y la otra estaba planeando casarse. "Dejarán un hueco", comentó el director de la escuela. "Perder a dos compañeras y a 16 alumnos deja una profunda huella tras de sí".

Según fueron llegando las noticias del accidente de avión, en la pequeña localidad de 37.000 habitantes la gente se negaba a perder toda esperanza. "Uno tenía la esperanza de que como son vacaciones sea posible que haya dos vuelos de la misma compañía que salieran con cinco minutos de diferencia", reconoció Wessel.


Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 18:20
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 18:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"