Obama retrasa la reducción de tropas en Afganistán

El presidente estadounidense anunció que aún no disminuirá la cantidad de soldados apostados en el país asiático, a contramano de los planes originales.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que ralentizará la retirada de sus tropas de Afganistán y que mantendrá a 9.800 militares hasta final de año, en lugar de reducir esa cifra a la mitad como preveí­a en un inicio, ante la persistencia de la inestabilidad en ese país centroasiático.

Obama accedió así, en parte, a un pedido del presidente afgano, Ashraf Gani, que se encuentra de visita en Washington, a donde llegó con objetivo era solicitar el mantenimiento de tropas estadounidenses en Afganistán más allá de 2016.

En una conferencia de prensa conjunta con Gani en la Casa Blanca, el mandatario estadounidense aseguró que la fecha de la retirada total de las tropas "no cambiará", pero defendió el aplazamiento de la reducción prevista para este año, al tiempo que indicó que la "trayectoria" para 2016 se definirá más adelante.

Afganistán "sigue siendo un lugar muy peligroso", afirmó Obama al citar los atentados "suicidas" contra civiles que viene sufriendo el país y al sostener que la ralentización de la retirada de las tropas obedece a la petición de "flexibilidad" en ese proceso hecha por Gani, informó la agencia de noticias española EFE.

Las tropas norteamericanas ingresaron a Afganistán en 2001, tras los atentados en Estados Unidos del 11 de septiembre de ese año.

Hasta finales de 2014, la presencia de las tropas de Estados Unidos estuvo amparada por la misión internacional de la OTAN y desde enero pasado, aún amparados por la Alianza Atlántica, hay destacados en Afganistán unos 10.000 militares para labores de entrenamiento y asistencia.

El calendario de retirada modificado con el anuncio de hoy preveí­a originalmente reducir esa cifra a la mitad al finalizar 2015, y rebajarla de nuevo al término de 2016 a solo unos 1.000 militares necesarios para la seguridad de la embajada estadounidense en Kabul.

Obama, que se comprometió a poner fin a las guerras en Irak y Afganistán al llegar a la Casa Blanca, argumentó hoy que, dada la situación actual, "merece la pena" retrasar unos meses la salida de las tropas.

Mantener a 9.800 militares durante un tiempo más de lo previsto inicialmente obedece a que "queremos asegurarnos de que estamos haciendo todo lo posible para ayudar a las fuerzas de seguridad afganas a tener éxito" en la lucha contra la insurgencia talibán y "así­ no tendremos que volver", defendió.

El mandatario norteamericano admitió los "riesgos" que supone este cambio para los militares de Estados Unidos, pero dijo al mismo tiempo que pasaron 90 dí­as desde el último caso de muerte de soldados estadounidenses en Afganistán y eso se debe, precisamente, a que las tropas ya no están "en rol de combate".

Gani, por su parte, argumentó que la "flexibilidad" en la retirada a la que accedió Obama "será utilizada para acelerar las reformas, para asegurar que las fuerzas de seguridad afganas están mucho mejor equipadas y entrenadas".

Antes de su encuentro de con Obama, el presidente afgano mantuvo hoy una jornada de conversaciones con el secretario de Estado, John Kerry, y el jefe del Pentágono, Ashton Carter.

Durante sus conversaciones con Kerry y Carter, Gani obtuvo el compromiso del gobierno estadounidense de que pedirá fondos al Congreso "para sostener a un personal de 352.000" fuerzas de seguridad afganas al menos hasta 2017, en palabras del jefe del Pentágono.

Además, Kerry anunció la donación de "hasta 800 millones de dólares en ayuda estadounidense" para una "alianza de desarrollo" centrada en "incentivar y medir las actividades de reforma y desarrollo lideradas por los afganos".

Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 12:53
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 12:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"