El alcalde de Lima pintará de amarillo unos 60 murales

Ya se habían informado que dos murales habían sido tapados con pintura amarilla, el color de la agrupación política de Castañeda.

Luis Castañeda, alcalde de Lima, salió el pasado jueves de su habitual silencio para anunciar que borrará los murales del centro histórico de Lima. Se trata de unas 60 obras que artistas peruanos y extranjeros pintaron durante la gestión de su predecesora, Susana Villarán. El artista plástico Elliot Túpac ha resumido bien la cuestión en declaraciones en la televisión: “Se debe a una rivalidad política”.

Los medios sociales ya habían informado y criticado desde la primera semana de marzo que dos murales habían sido tapados con pintura amarilla, el color de la agrupación política de Castañeda. “A partir del día de mañana van a desaparecer todos los murales del centro de Lima porque está contenido dentro del acuerdo con la Unesco, y así lo prescribe la ordenanza de 1994. La municipalidad ha tomado ya una decisión”, afirmó Castañeda, quien dirige la alcaldía por tercera vez desde el pasado enero.

La ordenanza 62 citada por el alcalde promueve, sin embargo, los usos compatibles del centro histórico con el turismo, la cultura y la recreación. Funciones que cumplen los murales, realizados en 2012 unos, y otros durante el festival internacional de arte callejero Latidoamericano de 2014 en tres distritos de Lima. Entre las obras sentenciadas, se encuentran las de tres de los más destacados jóvenes muralistas peruanos: Entes, Pésimo y Elliot Túpac.

El centro histórico de Lima fue declarado patrimonio mundial por la Unesco en 1988, por ser “un ejemplo sobresaliente de un tipo de construcción, o un conjunto arquitectónico/paisaje que ilustra una etapa significativa en la historia humana”, debido a la concentración de 608 monumentos históricos construidos durante la presencia española. Los murales que Castañeda borrará fueron, sin embargo, realizados en espacios abandonados, no sobre inmuebles a preservar por su originalidad.

El exgerente de Cultura de la Municipalidad de Lima, Pedro Pablo Alayza, comentó a EL PAÍS que “en el acuerdo con la Unesco no hay nada de lo que dice el alcalde. La Unesco no va a argumentar algo de esa naturaleza, pues los murales están en paredes y cocheras [estacionamientos] de propiedades privadas, que estaban en muy mal estado y abandonadas”.

“Los murales son un gesto para las personas o transeúntes que no tienen acceso al arte. Si el vecindario no está contento con su barrio, no lo va a cuidar. El borrado de murales es una cortina de humo [del alcalde] frente al retroceso en la reforma del transporte. Ha cambiado de proveedor del sistema de recaudo de los corredores de transporte para entregárselo a un tercero más cercano, y ha renovado permisos por tres años a líneas que debían salir del mercado”, añadió Alayza.

A mediodía de ayer, grupos de jóvenes se reunieron alrededor de algunos murales para evitar que el color amarillo del partido Solidaridad Nacional los tapara. Se trata de los mismos ciudadanos que entre diciembre y enero protestaban en las calles contra una ley que recortaba los derechos laborales de las personas de 18 a 24 años.

Fuente: http://internacional.elpais.com/

Opiniones (1)
18 de junio de 2018 | 22:52
2
ERROR
18 de junio de 2018 | 22:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo mismo que hizo en Guaymallen la brutita esposa del intendente no elegido por voto
    1