Felipe González advierte contra "italianización" de política española

"Ahora que los italianos se están empezando a enamorar del modelo español nosotros vamos hacia el modelo italiano", explicó.

El ex presidente de España Felipe González advirtió en Washington contra la "italianización" de la política española por la fragmentación del sistema de partidos, lo que, según él, provocará una crisis de gobernanza en el país.

"Vamos a un modelo italiano pero sin italianos", dijo el ex mandatario en una charla en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS). "Ahora que los italianos se están empezando a enamorar del modelo español nosotros vamos hacia el modelo italiano", explicó.

"En España el factor dominante lo definió (el escritor y filósofo Miguel de) Unamuno: el sentimiento trágico de la existencia. Y el factor dominante en Italia, por fortuna para Italia, es: vivamos lo mejor posible que la vida es corta", explicó González.

El ex presidente español dio por terminada en España la hegemonía bipartidista del Partido Popular (PP) y del Partido Socialista (PSOE). Y anunció el paso a un modelo de dos partidos a cuatro partidos dominantes, con el auge de Podemos y Ciudadanos.

"La configuración de la gobernanza política en España en torno a dos partidos, que giraban del centro-izquierda y al centro-derecha, con algunas fuerzas complementarias en algunos casos, eso parece descartado", explicó González en el CSIS, uno de los "think tanks" o centros de pensamiento más importantes de Washington.

Según González, "el partido del gobierno (PP) se ha desplazado en sus posiciones muy a la derecha y está dejando al descubierto un espacio de centralidad".

"¿Por qué lo ha hecho?", se preguntó el ex presidente. "Porque ha pensado, sin que le falte mucha razón, que el partido socialista, que debería ocupar el espacio de centralidad, está más preocupado de mirar hacia Podemos que hacia la centralidad abandonada".

Gónzález criticó a Podemos, el nuevo partido encabezado por Pablo Iglesias, por trata de "disimular" sus vínculos con el chavismo y el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

"A mí nunca me dio vergüenza que me vincularan al (canciller alemán) Willy Brandt o al (primer ministro sueco) Olof Palme", añadió el ex presidente, que gobernó España entre 1982 y 1996.

El ex presidente cree que los dirigentes de Podemos "hacen bien psicopolítica, es decir, saben cuáles son los sentimientos y no comprometerse con las respuestas. Porque ahí se acaba la psicopolítica y el predicador tiene que empezar a repartir trigo", ironizó sobre Podemos, el partido que ha irrumpido con fuerza en la política española y que está poniendo nerviosos a partidos tradicionales como el PP y el PSOE.

González advirtió de que si tras las elecciones de este año la política española se italianiza, el escenario político postelectoral será preocupante.

"Tenemos una crisis de gobernanza a la vuelta de la esquina", pues en España "nadie entendería que un primer ministro con gran voluntad reformadora como (el italiano Matteo) Renzi el primer paso que diera para reformar sería pactar con (Silvio) Berlusconi", añadió González.

DPA

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 01:44
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 01:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"